20.1.13

FE DE NARICES

Disculpen si los llamo caballeros, pero todavía no los conozco bien.
Groucho MARX

Donde las rogativas y las noticias dan la razón al opresor, interesarse por la causa del oprimido es una equivocación necesaria que empieza a ser superflua cuando éste se alza con el fin de fiscalizar la revancha. Propietarios rumiantes de carroña explotada de las formas más extravagantes y expropiadores hambrientos de vidas reducidas a un guiso único me inspiran un rechazo natural que, probablemente, no sea tan categórico como la diáspora de suspicacias que mi distanciamiento tendría que provocarles a ellos si conocieran su verdadero origen: al observar de cerca a un opulento y a un pobre, huelo por encima de cualquier otra singularidad a dos miserables extraídos del mismo cieno... No es casual que el comunismo haya existido desde antiguo, con una regularidad pasmosa, en los lugares donde se desconoce la libertad: cuarteles, monasterios y conventos. Tampoco lo es que la libertad haya sido perseguida, con un celo rabioso, por aquellos que recelan de la iniciativa privada: crédulos, envidiosos y resentidos.

Intacto en el foso de los leones, el profeta Daniel según lo imaginó Briton Rivière, cuyo lienzo fue utilizado por la banda inglesa The Sound para su disco From the Lions Mouth, que si bien contiene pasajes dignos de ser recorridos, no llega al nivel de su álbum anterior, Jeopardy, donde la eminencia se titula «I Can't Escape Myself».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons