22.1.13

DE MI COÑOLATRÍA Y OTRAS COMUNIONES ULCEROSAS

No podéis amar la verdad y al mundo. Pero vosotros ya elegisteis. Ahora el problema consiste en ser fieles a esa elección. Os invito a conservar el ánimo. No porque podáis esperar algo. Al contrario, sabed que estaréis muy solos. La mayoría de la gente se reconcilia con la vida, o bien se muere. Vosotros sois suicidas vivientes.
Michel HOUELLEBECQ
Golpear donde más duela

Las experiencias que uno desea tener rara vez se dan juntas u orgánicamente acompasadas con el momento propicio, y cuando el destino nos pone en el albur de una recreativa simultaneidad de satisfacciones, lo habitual en cualquier orden de factores es que resulten incompatibles, tan fascinadoras en sus preliminares como destructivas en sus salidas... si se hallan. 

Sólo puedo unirme a mis verdades desligándome de los vínculos secretos que me mantienen enchufado a la vida para demostrarme que puedo volver a reconstruirlos. No sé si se trata de una afinidad innata por el vaivén, de un acto transubstanciado de canibalismo emocional o de una pegadiza neurosis intermitente, no hay elección ni punto. Cada día salto más allá de las recompensas estipuladas para la recuperación del sentido y antes de mirarme en el espejo comprendo que he vuelto a despertar desaprendiendo todo lo vivido, sólidamente desprovisto de misiones y encantado, al mismo tiempo, de someterme a los vacíos más crueles sin pestañear. Puede que sea el precio de volver a respirar con un aliento contrariado por no estarlo, acomodado al hecho de no sentirme absurdo en la magnificencia de mi falta de verosimilitud mientras diviso los peligros de las imbricaciones incomunicables. Al final del principio, ocurre lo que tenía que ocurrir: por conservar estas altezas de miras, me pierdo en necedades.

Sentí miedo por su desaparición, pero más que nada por su desconsuelo; me he dejado sentirlo a condición de no creerlo. Cumplo conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons