31.12.11

REDIÓS


Los fines son elección simiesca; sólo los medios son elección del hombre.
Aldous HUXLEY
Mono y esencia

Al ser una criatura incompleta, la bestia humana resulta inimitable por su capacidad de fantasear para sucumbir mejor a la realidad. Puede concebir la más perfecta armonía universal sólo para empeñarse en refutarla a cada instante con la fuerza de su antojo y la ceguera de su lucidez. Dentro de sus atributos imaginarios, y ya que estamos a punto de embalsamar el año que a poco termina por embalsamarnos a nosotros —que no somos políticos, ni banqueros, ni arzobispos, ni desde luego tenemos la desfachatez de codearnos con la fauna bilderbergense—, está el de su loco pero estimulante ingenio para darse humanamente a lo divino, que para mí siempre ocupará un lugar secundario respecto al no menos loco y estimulante arte de darse divinamente a lo humano.

Hace unos años, como parte del Glosario con el que inicié este blog, traté sin éxito de concretar una definición de Dios que agotara en credibilidad las precedentes y usurpara el deseo a los previsibles ensayos consecuentes de restauración: no tanto por elevar un dique de índole desdeificante que me siento incapaz de pergeñar, como por ponerle freno a mis ya disipados ímpetus místicos. Permitidme que la reproduzca y con ella me despida de vosotros hasta que las musas me arreen de nuevo hacia el precipicio del espacio en blanco:

«No hay nada más absoluto que la relatividad polisémica de Dios. Aun tratando el concepto de divinidad desde un enfoque monoteísta, proliferan sus máscaras según el temple de quien se acerque al enigma. Está el Dios vigilante que proponen las ortodoxias teológicas como creador y legislador del mundo, el Dios panteísta que se funde e identifica con la totalidad del cosmos, el Dios invertido de los ateos que brota en la mente humana como un arrebato de debilidad y ofrece un consuelo ficticio al que recurrir ante la dureza de una existencia que escamotea las explicaciones que pretenden darle sentido. Mencionaré, por último, el intento más arriesgado de rescatar el prestigio de la divinidad mediante el notable alegato de la experiencia mística, desbordamiento inefable del yo en el que Dios, supuestamente, se hace asequible al revelar un tesoro de plenitud que trasciende las miserias del entendimiento. Por otra parte, la lógica no aporta nada sustancial al problema de Dios, pero si confiamos en la aplicación de su método, la conclusión inevitable es la paradoja, un callejón sin salida para la razón en el que tanto agnósticos como iluminados verifican la falsedad de tratar de conocer al omnisciente interpelado que también fuera virtual o camuflado invertebrado gaseoso para otros. En cualquier caso, plantear la realidad de Dios implica un ocaso del pensamiento en el horizonte borroso del absurdo, ya que si Dios es posible, no es posible pensarlo; pero si por el contrario es pensable, no hay posibilidad de saber si es. Incluso si descartamos la biosfera y sus aledaños como la tesis doctoral o el experimento inconcluso de una deidad en formación, Dios bien puede no haber nacido aún y habérsenos atascado en las dendritas como un aborto perpetuo. Tal vez la sugerencia menos frustrante para la inteligencia esté fuera de la encrucijada viciada entre creer y no creer que insta a mantener el juicio en un etéreo, casi glorioso suspenso».

Al igual que el viejo tigre de Hokusai, esta noche seré un felino retozón sobre la nieve maculante de las vanidades.

15.12.11

COQUETEOS CON LA INTERLINGUA

CORTESAR AL INTERLINGUA

PRESENTACIÓN

Descubrí la interlingua hace pocos días. Irónicamente, la primera vez que tuve constancia de su existencia fue en una conferencia sobre la situación actual del esperanto. En la rueda de preguntas, alguien del público quiso saber la opinión de los ponentes sobre las ventajas o inconvenientes de la interlingua como lengua auxiliar frente a otras, habida cuenta de su enorme facilidad de uso para quien tenga como lengua materna un idioma romance o, en buena medida, el inglés, que en conjunto son los más hablados en el mundo. Los aludidos, no sé si por soberbia o por ignorancia, desviaron la cuestión lingüística hacia el terreno movedizo de la política, y en vez de contribuir con sus conocimientos a despejar dudas se limitaron a sentenciar que la interlingua no podía considerarse como digna candidata a convertirse en una lengua franca internacional porque obedecía a un afán eurocentrista (hubiera sido más exacto calificarla de «latinocéntrica»). Con mi fino olfato para la debilidad, tomé buena nota de la fisura expuesta y dejé pasar los meses hasta que me sintiera con ganas de explorar las verdaderas posibilidades de esa lengua que ponía los pelos de punta a los esperantistas. Mi conclusión, ahora, queda a la vista: a ratos sueltos, en apenas dos jornadas, he escrito y traducido un puñado de aforismos con la única pretensión de ejercitarme en su aprendizaje. Sospecho que he cometido algunos fallos que trataré de ir subsanando a medida que los advierta, pero no es un aspecto que me preocupe de momento; el asunto que quiero subrayar es si hubiera podido adquirir la misma soltura en un plazo similar con el esperanto o cualquier otra lengua que haya aspirado o aspire a ser el instrumento primordial de comunicación entre individuos con primeras lenguas distintas. Y a pesar de que haya simplificaciones que se echan en falta al traducir lenguas vernáculas, como la desaparición del subjuntivo, a mí la interlingua me sirve y anticipo que a tres cuartas partes del mundo también si se tomaran el interés de conocerla.


Cornelis Norbertus Gysbrechts, Trampantojo


NADA ES DEMASIADO
NIHIL ESSE TROPPO

1.
Una causa donde la rebeldía está ausente es tan estéril como una rebeldía mermada del empuje de una causa justa.

Un causa ubi le character rebelle es absente illa es tanto sterile como un character rebele desproviste del impulso de un causa juste.

2.
Ser partidario a ultranza de la vida no siempre es beneficioso; procrear en un planeta superpoblado supone un atentado contra muchas cosas, todas ellas buenas. Deberíamos rehabilitar el sentimiento de las antiguas sectas gnósticas, más sensibles que ningún otro culto conocido a la iniquidad y el dolor de la existencia, como demuestra su tajante concepción de la materia, identificada con el producto corrupto de un dios malvado. Su buena lógica los llevó a condenar la multiplicación de la carne en todas sus formas, pues para ellos equivalía a perpetuar el sufrimiento terrenal y, en consecuencia, el poder del perverso demiurgo sobre los humanos.

Esser defensor a ultrantia del vita non sempre es beneficiente; le procrear in un planeta superpopulate suppone un atentate contra multe cosas, omne illas bon. Nos deberea rehabilitar le sentimento del antique sectas gnostic, plus sensibile que necuno altere rito al iniquitate e le dolor del existentia, como il proba su categoric concepto del materia, identificate con le producto corrupto de un deo mal. Su bon logic los induce a condemnar le multiplication del carne in tote su formas: pro illes equivaleva a perpetuar le suffrentia terrestre e, dunque, le poter del perverse creator super le humanes.

3.
¿Duda metódica? Fanatismo racionalista disfrazado de rigor escéptico. Donde se duda con ganas, no puede haber método ni sistema, solo esquirlas y escombros.

¿Dubita methodic? Fanatismo rationalista travestite de rigor sceptic. Ubi on dubita con fame, non pote haber methodo ni systema, solmente eschirlas e cascotes.

4.
Lejos de admitir su desorientación en el estudio del universo material que a tientas ha procurado describir como el ciego extraviado en la metrópoli o el cirujano que mutila porciones de un cuerpo invisible, la ciencia de vanguardia ha hecho de su aparente humildad religión. Los físicos se expresan con metáforas que introducen nuevas categorías teológicas, algunas realmente bellas y efectistas, cuando en vez de perfeccionar el conocimiento de la naturaleza o de tomar aliento ante la inabarcable magnitud de lo ignoto, quieren explicar el misterio de la creación con otro misterio. Puede que este método sea un recurso lícito para un poeta, y desde luego lo es para el profeta, pero científicamente es un fraude. 

Retrocedente pro admitter su disorientation in le studio del universo material que cercar bastante illa describe como le ceco perdite in le metropole o le chirurgo que mutila portiones de un corpore invisibile, la scientia a vanguarda ha devenite religion de su apparente humilitate. Le physiches se exprimi con metaphoras que illas introduce nove categorias theologic, alcun realmente belle e sensational, quando in loco de perfectionar le cognoscentia del natura o de prender aere per le inextinguibile inmensitate inexplorate, illes vole explicar le mysterio del creation con altere mysterio. Iste methodo es un recurso licite pro un proeta, e lo es pro le propheta, mais scientificamente il es un fraude.

5.
Prefiero ser amante a ser amado: no porque sea un papel más cómodo o ventajoso, sino porque estando al mando confío que podré desactivarlo...

Io prefere esser amante a esser amate: non proque ille rolo es plus commode o vantagiose, mais proque al esser dominante io me fide que pottera deactivar lo.

6.
Majestuoso. ¿Cuántos presuntuosos de su éxito pueden aseverar que tienen fieles dispuestos a matar y morir por ellos? Yo, indiferente a los logros que excitan multitudinarios aplausos, sí puedo. ¿Cuántos triunfadores están realmente a salvo de la tiranía que ejerce sobre ellos la opinión ajena? Yo, inmune a la saliva ponzoñosa de los difamadores, sí lo estoy. Sin trono ni linaje, soy un rey en mis dominios afectivos; un rey al que nada me exime de ser un necio bufón que se cree investido de elegancia frente a la mirada que de un vistazo lo desnuda.

Majestose. ¿Quantos presumptuoses de su successo pote asseverar que illes ha fideles disposite a occider e morir pro illes? Io, indifferente al attingimentos que excita le applausos del turba, pote. ¿Quantos triumphatores esse realmente a salvo del tyrannia que exerce super illes le opinion public? Io, immun al saliva venenose del diffamatores, lo esse. Sin throno ni lineage, io esse un rege in mi dominios affective; un rege al que nihil exime de esser un tonto buffon que se crede investite de elegantia fronte al reguardo furtive que lo denuda.

7.
Aún estamos demasiado lejos de la fortaleza de ánimo necesaria para disolver la médula pétrea de nuestra soberbia con el fin de adquirir un orgullo transfigurado a la inversa por todo lo que no queremos, todo lo que no sentimos y todo lo que nunca seremos capaces de hacer. Esa clase de orgullo concentra la exclusividad malograda de quienes ya no pertenecen a nada ni a nadie, ni siquiera a sí mismos, por haber despreciado el miedo a la censura y el apego a la decepción.

Ancora nos esse troppo longe del fortitude de animo necessari pro dissolver le medulla lapidee de nostre arrogantia con le proposito de acquirer un orgolio transfigurate al inverse pro tote lo que nos non vole, tote lo que nos non senti e tote lo que nos non essera capace de facer jammais. Ille genere de orgolio concentra le exclusivitate malattingerate de quis jam non pertine a nihil ni nemo, non mesmo a illes ipse, per haber despreciate le espavento al censura e le affection al deception.

8.
¿Fortuna o Destino? Elíjase lo que se elija, el resultado será una calamidad.

¿Fortuna o Fato? On selige lo que selige on, le resultato essera un calamitate.

9.
Intento percibir y valorar la realidad como quien ha regresado de la muerte. Cualquier otro planteamiento de la existencia me parece superfluo.

Io tenta perciper e valutar le realitate como qui ha regredite del morte. Un altere proposition del existentia me appare superflue.

10.
Al haber perdido la esperanza temorosa de una recompensa de ultratumba, hemos cargado con la no menos penosa responsabilidad de comprimir en una sola vida todas las vidas que querríamos tener.

Al nos ha perdite le sperantia timorose de un recompensa de ultratumba, nos ha cargate con le non minus penose responsabilitate de comprimer in un unic vita tote le vitas que nos volerea haber.

11.
El sueño empieza en la realidad y termina en la imaginación; la libertad parte de la imaginación y culmina en la realidad.

Le reverie initia in le realitate e termina in le imagination; le libertate parti del imagination e culmina in le realitate.

12.
Tengo tanto empacho de todo lo humano, que a menudo sobrepaso mi aversión y acabo compadeciéndome del más vil de los hombres.

Io ha tante enoio de tote lo human, que sovente io ultrapassa mi aversion e concluede per appeter al plus vil del homines.

13.
Sentir la necesidad de amar sólo para volver a iniciar otra fase de hastío al ser correspondidos.

Sentir le necessitate de amar solmente pro tornar a initiar altere phase de enoio al nos esser correspondite.

14.
Esos orificios que nos apresuramos en llenar durante los arrebatos eróticos nunca han dejado de ser el reflejo oscuro de lo que somos bajo las máscaras, pero lo que sorprende es que con tanta frecuencia puedan servirnos de inspiración para vaciarnos al alcanzar un clímax de ardiente confusión en caleidoscópica conjunción que con gusto prolongaríamos hasta perder el alma en la ingravidez infinita.

Ille orificios que nos curre hasta a plenar durante le attaccos erotic nunquam illos ha lassate de esser le reflexo obscur de lo que nos esse sub le masca, mais lo que il surprende es que frequentemente nos pote servir de inspiration pro nos vacuar al attinger un climax de ardente confusion in kaleidoscopic conjunction que con gusto nos prolongarea usque perder le anima in le ingravitate infinite.

15.
Según he podido observar, existen dos tipos fundamentales de mujer: las que necesitan sufrir para poder amar, y las que necesitan amar para hacer sufrir. Como cualquier juicio de valor que pueda hacerse no agota la impresionante variedad de matices, ritmos e inflexiones que adopta la psicología femenina, añadiré que ambos tipos también suelen darse en una misma mujer, además de otros que seguramente ignoro o prefiero no describir. Tampoco menciono a las que no desean los ingredientes antagónicos pero complementarios del amor y del sufrimiento, porque, más que mujeres excepcionales, estaríamos ante los espectros proyectados por la fantasía masculina. 

Secundo io ha potite observar, il ha duo typos fundamental de femina: las que necessita suffrer pro poter amar, e las que necessita amar pro facer suffrer. Como qualcunque judicio de valor que on pote facer non exhauri le tremende varietate de detalios, rhythmos e inflexiones que adopta le psychologia feminin, io appendera que ambe typos etiam se incontra in un  mesme femina, de plus de alteres que io securmente ignora o prefere non describer. Io non allude a las que non desira le ingredientes antagonistic mais complementari del amor e del suffrentia, proque, plus que feminas exceptional, nos esse ante le spectros projectate per le phantasia masculin.

16.
Sólo las personas valiosas se dignan poner en duda sus méritos, mas sólo las que ignoran su ventura se vuelven incapaces.

Solmente le personas de valor condescende questionar su meritos, mais solmente las que ignora su ventura illas se torna incapace.

17.
Quien se atreve a disponer de su muerte puede hacer lo que quiera con su vida... como matar a otros con nulo remordimiento o dejarse matar sin oponer resistencia.

Qui es audace pro disponer de su morte pote facer lo que vole con su vita... como occider a alteres con nulle remorso o lassar se occider sin opponer resistentia.

18.
La fortuna me ofendería con un insulto feroz si permitiera que la enfermedad, un accidente o cualquier suceso imponderable me privara del derecho a darme muerte.

Le fortuna me offenderea con un gravamine feroce si permitte que le infirmitate, un accidente o qualcunque facto imponderabile me priva del derecto a conceder me le morte.

19.
Exhumanismo. Sueño con una mística de radiante desapego que en vez de empujar al iluminado para unirse a o generar en sí la divinidad, le sirva para escindir o destruir en sí la humanidad.

Exhumanismo. Io sonia con un mystica de radiante indifferentia que in loco de arietar al illuminate pro unir se a o generar in se le divinitate, le servi pro separar o destruer in se le humanitate.

20.
El amor deja de seducir como ideal de vida superlativa cuando se comprende que la oportunidad heroica de acudir ágiles, hermosos y valientes al rescate del ser amado pertenece a los ensueños de la voluntad durmiente, no a los desvelos sufridos en el campo abonado de minas de la realidad. Amar es amarse en calidad de vencedor, lo que exige la presencia intimidatoria del mal que se ha de combatir; amar es armarse contra el monstruo creado a partir de lo que uno es para presentar batalla como si ese extraño fuera otro desde el convencimiento de que ese ardid proporcionará el prestigio exacto para rendir al verdadero y rara vez accesible rival: el corazón, en cuerpo y alma, que se desea enamorar.

Le amor lassa de seducer como ideal de vita superlative quando on comprehende que le opportunitate heroic de arrivar resolutes, incantatores e valientes al redemption del esser amate il pertine al reveries del voluntate dormiente, non al disvelos suffrite in le campo fertilizate de minas del realitate. Amar es amar se in qualitate de vincitor, lo que il precisa le presentia intimidatori del mal que on debe combatter; amar es armar se contra le monstro create a partir de lo que se es pro presentar battalia como si ille extranee esseva altere ab le conviction de que ille stratagema providera le prestigio exacte pro render al ver e rarmente accessibile rival: le corde, in corpore e anima, que on desira inamorar.

21.
Cuando siento la escarcha propagarse dentro de mí y las extremidades sucumben ateridas al frío, represento mentalmente escenas de cruentas luchas contra poderosos enemigos imaginarios y en poco tiempo entro en calor. ¿Quién habló de la palidez de la muerte? Planteada como un dinámico duelo sanguinario, es un magnífico tónico que rápidamente devuelve el color a la tez.

Quando io senti le pruina propagar se in me e le extremitates succumbe rigide al frigido, io representa mentalmente scenas de cruel luctas contra forte inimicos imaginari e in pauco tempore me caleface. ¿Qui loque del pallor del morte? Traciate como un dynamic duello sanguinari, illa es un magnific tonic que velocemente restitue le color al facie.

22.
Las imágenes de nuestros pensamientos se llenan de conceptos que difícilmente podríamos entender sin los trucos impensables de la fantasía.

Le imagines de nostres pensamentos se plena de conceptos que difficilemente nos poterea intender sin le truccos non pensabile del phantasia.

23.
Las telecomunicaciones han ampliado el alcance y repertorio de nuestros intercambios personales a costa de desnaturalizar lo esencial, que es el contacto, trocando la inmediatez física por ubicuidad virtual. No deberíamos comprometernos emocionalmente en una conversación que transcurra sin poder mirar a los ojos de nuestro interlocutor respirando la misma atmósfera. Las palabras que van y vienen fuera de esta proximidad tienden a convertirse en muros que, llegado el caso, habrá que saltar o derribar.

Le telecommunicationes ha extendite le possibilitate e repertoire de nostres intercambios personal in despecto de denaturar lo esential, que il es le contacto, in trocar le immediatessa physic per ubiquitate virtual. Nos non deberea compromitter nos emotionalmente in un conversation que illa passa sin poter reguardar al oculos de nostre interlocutor durante nos respira le mesme atmosphera. Le parolas que vade e veni foras de ille proximitate tende a converter se muros que, alcun vice, il habera que saltar o abatter.

24.
La naturaleza, al igual que el hombre, es capaz de todo y aún no se sabe de todo lo que es capaz; puede hacernos creer cualquier cosa porque cuanto más la interrogamos más increíbles son sus respuestas.

Le natura, idem que le homine, es capace de tote e ancora non on sape de tote lo que illa esse capace; illa pote facer nos creder in alique proque quanto plus nos la interroga plus incredibile illas es su responsas.

25.
La civilización se mide por la música. Y los suicidios abortados, con mayores motivos musicales de los que cabe medir.

Le civilization on meti per le musica. E le suicidios abortate, con major motives music del que on pote metir.

26.
Soy un pésimo actor, y a tal grado, que de ordinario provoco el efecto contrario. Mentir no se me da bien, pero decir la verdad me sale peor. He tenido que aprender a sincerarme con la mentira y a engañar con la verdad.

Io esse un actor deplorabile, e a tal extreme, que de ordinari io provoca le effecto contrario. Mentir io non lo face ben, mais dicer le veritate io lo face pejor. Io ha apprendite per fortia a esser sincer con le mendacio e a deciper con le veritate.

27.
Homo homini lupus. De producirse la debacle universal que los agoreros vaticinan, mi estrategia de subsistencia está clara: mientras haya gente, habrá alimento. Lo que no puedo prever es si la ética de la razón licántropa me conducirá por sus tortuosos senderos a la más puerca e irreversible irracionalidad.

Homo homini lupus. De evenir le catastrophe universal que le augures pessimista vaticina, mi strategia de subsistentia es clar: durante il ha gente, il habera nutrimento. Lo que io non pote previder es si le etica del ration lycanthropo me conducera per su tortuose sentieros al plus porco e irreversibile irrationalitate.

28.
A todos, en algún momento, se nos han cruzado por accidente, vocación o propio alarde, alusiones a la parca razón natural, a la temible razón de Estado, a la polivalente razón instrumental y a la orteguiana razón vital, no menos que otras, más puras que la kantiana, acerca de razones áureas, geométricas, aritméticas y trigonométricas; también tendremos noticia de la razón cínica, de la crítica, de la sensible, hasta de artimañas financieras que se asignan el gallardo título de razones, y de una redundante razón raciocinante por no recordarme a mí mismo disertar en el párrafo precedente sobre la más que dudosa razón licántropa. Ninguna de las citadas me tienta, mal que me pese, como la razón quimérica, un ejercicio de quijotesca desmesura que consiste en sacrificar lo que se tiene –honra, bienes, amigos, amor e incluso el último residuo de cordura– por tratar de poseer lo que no basta desposar imaginariamente. Lo increíble, por ridículos y fabulosos que puedan ser sus síntomas, es que funciona. Quintaesencia de las sinrazones, esta razón quimérica es, por ello, la más peligrosa de las razones.

A totes, alcun vice, se nos ha intercruciate per accidente, aptitude o proprie vanteria, allusiones al simple ration natural, al timibile ration de Stato, al polyvalente ration instrumental e al orteguian ration vital, non minus que alteres, plus pur que le katian, concernente rationes aurate, geometric, arithmetic e trigonometric; etiam nos ha notion del ration cynic, del critica, del sensibile, incluse de intrigas financiari que illas se assigna le allegre titulo de rationes, e de un redundante ration ratiotinante pro non rememorar ex mi texto precedente le plus que dubitose ration lycanthropo. Nemo del rationes  exponite me tenta, benque me afligi, como le ration chimeric, un exercitio de quixotesc exaggeration que il consiste in sacrificar lo que on ha –reputation, benes, amicos, amor e usque le ultime residuo de cautitate– pro posseder lo que non il suffice sposar imaginarimente. Incredibile, illa functiona intra lo ridiculo e fabuloso de su symptomas. Quintessentia del sinrationes, iste ration chimeric es, dunque, le plus periculose del rationes.

29.
Una vida sin el recurso de la ficción carece de la dimensión necesaria para adquirir perspectiva, mientras que la ficción desprovista de peripecia vital es un acto fallido de vano o muy pobre interés creativo. La característica que define a un buen libro es que no deja indiferente al lector, sino que lo transforma y, en ocasiones, lo conmociona.

Un vita sin le recurso del fiction care del dimension necessari pro acquirer perspectiva, benque le fiction disproviste de aventura vital es un fiasco de van o multo povre interesse creative. Le characteristic que defini a un bon libro es que non causa indifferentia al lector, sino que lo transforma e, occasionalmente, lo commotiona.

30.
Creo en la aristocracia espiritual del amor y en su milicia sublime porque sólo las experiencias que nos rompen pueden redimirnos de la vulgaridad de las pasiones humanas. Por temperamento, me considero un místico sin dios abierto a una constelación de mundos propios en permanente pugna y construcción, lo que sólo es un modo jactancioso de decir que ante el absurdo de la existencia, tener fe significa arder con arte frente al vacío en vez de consumirnos en el desaliño.

Io ha fide in le aristocratia spiritual del amor e in su militia sublime proque solmente le experientias que nos rumpe illas pote nos redime del vulgaritate del passiones human. Per character, io me considera un mystico sin deo aperte a un constellation de mundos proprie in permanente rivalitate e construction, lo que solmente il es un modo vangloriose de dicer que facie a facie le absurde del existentia, haber fide il significa esser in flammas con arte fronte al vacuo in loco de consumer nos in le abandono.

31.
Lo crónico desea en secreto la crisis aguda que lo desate, pero lo excepcional, cuando al fin llega, pronto se cansa de serlo y añora replegar las velas de su exaltación en el remanso de lo habitual, donde volverá a hartarse a su indebido tiempo.

Le chronic il desira in secrete le crise acute que lo disliga, mais le exceptioinal, quando al fin il deveni, tosto il se fatiga de esser lo e vole recolliger le velas de su exaltation in le parve vortice de lo habitual, ubi il se satiara inopportunmente.

32.
A la luz vacilante de la conciencia, el ego siempre tendrá un valor análogo a la sobriedad: podemos denostarlo, ridiculizarlo, oscurecerlo y lamentar con tedio su afán monopolista porque sabemos a ciencia cierta que se trata de un capital seguro que antes o después, con mayor o menor dificultad, ha de sernos reintegrado.

Al lumine hesitante del conscientia, le ego sempre habera un valor analoge al sobrietate: nos pote denigrar lo, derider lo, obscurar lo e regrettar con tedio su desiro monopolista proque nos sape a scientia certe que il es un capital secur que ante o postea, con major o minor difficultate, nos ha de esser reintegrate.

33.
Que los locos no distinguen entre realidades objetivas e imaginarias es la fantasía de los que coinciden en el trastorno socialmente conveniente que se toma por cordura y cuyo síntoma principal radica en confundir los miedos propios con amenazas ajenas.

Que le folles non distingue inter realitates objectivo e imaginari il es le phantasia de quis coincide in le anomalia que se considera de senso commun e cuje symptoma principal radica in confunder le timores proprie con menacias externe.

34.
Soy gato viejo, y desconfiado por las lecciones de la sensibilidad herida, ronroneo cada vez menos y huyo de las caricias extrañas. Como felino, sigo poniéndome en riesgo por la instintiva tentación de explorar el corral ajeno; como animal curtido, he aprendido que la experiencia no es un salvoconducto seguro para conducirse por el cambiante escenario del mundo, pero el gato viejo es avisado, y cuando cae, lo hace de pie.

Io es catto vetule, e suspiciose per le lectiones del sensibilitate ferito, io ronrona cata vice minus e io fugi del caressas extranee. Como felin, io ancora me mitte per le instinctive tentation de explorar le corral de alteres; como animal tannate, io ha apprendite que le experientia non es un salveconducto secur pro guiar se per le variabile scenario del mundo, mais le catto vetule es prevenite, e quando il cade, lo face de pede.

35.
El paraíso es solo un pequeño placer comparado con la intensa variedad de las emociones seculares –así habla un diablo; así me gloso en mis dolores.

Le paradiso es solmente un miniscule placer comparate con le intense varietate del emotiones  secular –assi parla un diabolo; assi io me glossa in mi dolores.

36.
Más que miedo, la timidez es un fenómeno de hipersensibilidad al medio que se produce cuando no se cuenta con la experiencia y soltura necesarias para manejar esa sobredosis de información sensorial. El exceso de conciencia, al no poder desbordarse hacia fuera mediante un canal de unión adecuado, es interiorizado de forma defectuosa y el atributo que en principio podía ser la clave para conocer mejor el entorno se convierte en una espinosa barrera, dolorosamente franqueable, que tenderá a separar gradualmente al yo del mundo. En mi caso, clavada como una ambigua pero omnipresente vergüenza de ser, la timidez me ha acompañado como una sombra terrible desde la más tierna infancia, puede que hasta sea una característica innata, una tara, quién sabe. No hay remedios seguros para combatirla, tan sólo adaptaciones precarias que adquieren, en las situaciones más plausibles, el sentido de una prueba espiritual destinada a cumplir la ansiada tregua social. Además de ir puliendo con lento empeño la tonalidad de cada circunstancia para lograr el punto psíquico de fluidez necesaria, siempre hay un momento en que uno ha de volverse impulsivo para vencer el bloqueo que impone esta detestable limitación para la vida, pero la acometividad suele ser refractaria al cálculo y no pocas veces ocasiona más perjuicios de los que se esfuerza en reparar. Donde hay correspondencias que incitan a celebrar la libertad de elección como una singularidad verificable, el tímido constata que no hay elección de libertad, ni para él ni para nadie. Quien se sabe poseedor de un carácter donde no cabe la timidez, no se imagina cuán benevolentes han sido los astros con su hado.

Plus que timor, le timiditate es un phenome de hipersensibilitate al ambiente producite quando non on ha le experientia e facilitate necessari pro manear ille dose troppo forte de information sensorial. Le excesso de conscientia, al non poter disbordar se verso le exterior trans un nodo adequate, il es introvertite defectivemente e le attributo que poteva esser le clave pro cognoscer melior le habitat il se converte in un spinose barriera, dolorosemente accessibile, que il tendera a separar gradualmente al io del mundo. In me, rivetate como un ambigue mais omnipresente vergonia de esser, le timiditate me ha accompaniate como un umbra terribile ab le plus tenere infantia, il pote esser un charasteristic innate, qui sape. Non  il ha remedios secur pro combatter la, solmente adaptationes precari que illas acquire, in le situationes plus plausibile, le significato de un prova spiritual destinate a complir le desirate tregua social. Incluse exercitiante con lente tenacitate le tonalitate de cata circumstantia pro attinger le puncto psychic de fluiditate neccessari, sempre il ha un momento que require esser  impulsive pro vincer le blocada imponite per iste detestabile limitation pro viver, mais le brio es imprevisibile e non pauco vices il causa plus damnos del que il se effortia pro reparar. Ubi il ha correspondentias que illas incita a celebrar le libertate de election como un singularitate verificabile, le timide constata que non il ha election de libertate, ni pro ille ni pro nemo. Qui se sape possessor de un character libere de timiditate, non on imagina quante benevolente illes ha essite le astros con su fato.

37.
El ambicioso no desea los frutos de su voluntad, sino la ambición misma en su estado de arrolladora voracidad, cara agresiva de la insuficiencia, porque quien pone demasiado celo en ascender demuestra, por encima de todo, su insuperable bajeza.

Le ambitiose non desira le fructos de su voluntate; il desira le ambition mesme in su stato de impetuose voracitate, facie aggresive del insufficientia, proque qui pone troppo zelo in ascender il demonstra, super toto, su insuperabile bassessa. 

38.
Quien no haya sentido el frenesí embriagador de rebanarse el gaznate ante su ser amor, desconoce la pasión que provoca la abundancia de vitalidad.

Qui non ha sentite le phrenesi intoxicante de taliar se le gorga ante su amor, il discognosce le  passion provocate per le abundantia de vitalitate.

39.
Internet es tan dúctil como el refranero, exhibe una relatividad que le otorga su grandeza y su miseria: siempre hay un hallazgo útil para justificar lo que más convenga.

Interrete es tanto ductile como le proverbios, illa ostenta un relativitate que le concede su grandor e su miseria: sempre il ha un discoperta usabile pro justificar le convenientia. 

40.
He leído en un libro algo que vi en un sueño en el que leía en un libro algo que vería despierto.

Io ha lege in un libro alco que io videva durante soniava que io legeva in un libro alco que io viderea vigile.

41.
Más me vale estar deprimido, porque cuando no lo estoy me expando con el torrente salvaje de mis pensamientos como un misil atómico lanzado contra mi especie.

Plus me vale abatter, proque quando io non lo es io me extende con le torrente salvage de mi pensamentos como un missile atomic lanceate contra mi specie.

42.
La preservación de la pureza (étnica, religiosa, ideológica, sentimental) es la más prolífica engendradora de crímenes. Si en el germen original de las guerras suele haber una codicia de poder o un conflicto amoroso, los pogromos, purgas sanguinarias y encarcelamientos masivos se hacen por el pavor a contaminarse con lo impuro. La perfección por la pureza y el envilecimiento general de la población van unidos como el propósito y la consecuencia de un continuo disparate. No enuncio un dictamen: hago constar un hecho histórico repetido hasta la náusea.

Le preservation del puritate (racial, religiose, ideologic, sentimental) es le plus prolific matrice de crimines. Si in le germine original del guerras habitualmente il ha un cupiditate de poter o un conflicto amorose, le massacro, le purificationes sanguinari e le incarcerationes collective illos se face per le pavor a contaminar se con le impur. Le pefection per le puritate e le vilification general del population illas ha unite como le intention e le consequentia de un continue nonsenso. Io non enuncia un verdicto: io ha consister un facto historic repetite usque al nausea.

43.
Las leyes deberían adelantar a las costumbres y tirar hábilmente de ellas cuando estas no alcanzan el nivel deseable de amplitud y elasticidad cultural, mas habrían de quedarse sabiamente rezagadas de ellas si la realidad social las rebasa en materia de permisividad con las variaciones que puede adoptar la vida privada.

Le legislation deberea avantiar al costumes e attraher las habilemente quando illas non attinge le nivello desirabile de amplitude e elasticitate cultural, mais illa haberea de remaner multo distante de illas si le realitate social supera las in laxitate con le variationes que il pote adoptar le vita private.

44.
Homenaje a la vivisección. La fiesta, nos colme o nos amargue, es el núcleo de cohesión que mantiene en su etapa terminal la vida civil de nuestras sociedades invadidas por fanfarrones que se creen con derecho a ultrajarlo todo, pero se derrumban grotescamente sin la actualización periódica del sacramento fútil de su narcisismo.

Homage al vivisection. Per plus que illa nos satia o nos amariza, le festa es le nucleo de cohesion que il mantene in  phase terminal le vita civil de nostre societates invadite per histriones que illes se crede con derectos pro ultragiar toto, mais illes collabe grottescamente sin le actualization periodic del sacramento van de su narcissismo.

45.
Debo a mi amigo M. una pintoresca clasificación jerárquica del amante masculino que se define en función de la desvinculación progresiva del ser amado, que pasaría de la alabanza y reconocimiento como sujeto deseante en un extremo, al abuso insensible del mismo como objeto doblegado en el otro. A saber: Romeo - Casanova - Don Juan - Sade. Deduzco que desde su óptica particular soy un paria de la voluptuosidad, un ingenuo incorregible.

Io debe a mi amico M. un pintoresc classification secundo rango del amante masculin que on defini per le frigidate progressive con le esser amate, que il passarea del laude e recognoscentia como subjecto desirante in un extreme, al abuso insensibile del mesme como objecto subjugate in le altere. A saper: Romeo - Casanova - Don Juan - Sade. Io dedue que ab su optic particular io es un paria del voluptuositate, un naive incorrigibile.

46.
En cada realidad hay niveles, y en los gustos, más. Me gusta sacar la lengua para burlar todo fenómeno, fáctico o imaginario, que se considere superior al resto sin haberse ganado el respeto en hazañas que lo merezcan: placer menudo si lo comparo con el apasionante vicio de lamer la belleza que accede a mi encuentro y puede reconciliar mi sed de conocimiento con la repugnancia a la que se expone quien mira de frente al destino, el burlador invencible.

In cata realitate il ha nivellos, e plus in le preferentias. Io ha gusto pro remover le lingua mofadormente al phenomenos, effective o imaginari, que on judica superior a tote le resto sin haber ganiate le reverentia in gestas que illas los merita: placer minuscule comparate con le emotionante vitio de leccar le beltate que illa consenti incontrar me e illa pote reconciliar mi sete de cognoscentia con le repugnanti al que on expone qui reguarda fixamente al fato, le deridente invincibile.

47.
Devoto de las excepciones aun desengañado de la condición humana, casi nadie que esté vivo me inspira y menos cada vez aquellos de los que se guarda memoria: madurar hace complicado seguir hallando pretextos firmes en la imagen que uno tiene de los demás a fin de retener el reflejo de la propia vida.

Devoto del exceptiones incluse disincantate del condition human, quasi nulle vivente me inspira e de minus in minus illes que nos ha memoria: maturar il face  complicate poter incontrar pretextos firme in le imagine que nos ha de le alteres pro retener le reflexo del proprie vita.

48.
«¡A la cárcel, por feos!» —exclama mi amigo I. por un hecho de tantos que lleva la rúbrica del Indigno y merece la repulsa de los justos. De inmediato, con no torva intención, le he dado mis loas gracias al convincente POR FEOS de su grito de protesta. Los crímenes, al menos, deberían tener una estética impecable.

«¡Al prision, per fedes!» —exclama mi amico I. a causa de un facto de tante signate per le Indigne pro repulsa del homines juste. Inmediatemente, sin malitiose scopo, io ha elogizate su crito de condemna gratias al convincente PER FEDES. Le crimines deberea haber, como minimo, un esthetica impeccabile.

49.
Al margen de la moral, que es invento humano y necesidad subjetiva, los pecados existen: son los excesos de pensamiento, palabra o acción que llevan en sí mismos su castigo.

Al margine del moral, que illa es invention human e necessitate subjective, le peccatos existe: illos es le excessos de pensata, parola o action que porta in se su castigation.  

50.
Nuestras almas son candelas que languidecen en el panteón de la historia, que a su vez es el cirio funerario que eleva su trémula llama como una plegaria de obsequio cruento al siniestro cosmos agonizante.

Nostres animas es candelas que langue in le mausoleo del historia, que illa es a su vice le cereo funebre que eleva su tremulante flamma como un supplica de regalo cruel al sinistre cosmo agonizante.

51.
Uno no termina de venir al mundo hasta que se ve obligado a pelear cuerpo a cuerpo por su vida.

Un non termina de nascer usque ille ha que pellar corpore a corpore per su vita.

52.
Las creencias son pretextos para emprender o disimular aberraciones, cuando no meras excusas para justificar las propias manías y carencias.

Le credentias es pretextos pro interprender o dissimular aberrationes, quando non mer excusas pro justificar le proprie obsessiones e deficientias.

53.
Si Dios existe, se hace para refutarse a cada instante. Si sentir no es condición de seres inferiores, puede que en su absoluta perfección se haya visto tentado de crear un universo que lo impugne prescindiendo de sus servicios hasta que consume la evidencia y vuelva a recoger la sombra de su obra en el agujero negro que es.

Si Deo es, se face pro refutar se a cata momento. Si sentir non es condition de esseres inferior, il pote que in su absolute perfection ille se ha vidite tentate de crear un universo que lo impugna abstinente se de su servicios usque le consummation del evidentia, a qual puncto recolligera le umbra de su obra in le perforation nigre que ille es. 

54.
Habitamos en el espacio, que es la historia del tiempo abandonada como un remanente a su paso; pero nos concretamos en la duración, que es nuestra forma de recorrer el espacio.

Nos habita in le spatio, que ille es le historia del tempore abandonate como un ramanante a su passo; mais nos nos concreta in le duration, que illa es nostre maniera de percurrer le spatio.

55.
¿Y me pides que me mantenga concentrado a sabiendas de que las células de mi sistema nervioso reproducen a su modo y escala la dispersión universal de la que nos habla la ciencia contemporánea? Somos balas perdidas en un campo de batalla que se ubica en un creciente extravío.

¿E tu me exige que io sia concentrate sapientemente de que le cellulas de mi systema nervose reproduce a su modo e scala le dispersion universal del que nos parla le scientia contemporanee? Nos es ballas perdite in un campo de battalia site in un crescente disorientation.

56.
Tras la profanación de los seres a fuerza de promover la truculencia de realidades inimaginables, aún está por hacer la revolución que consagre al individuo como un templo inviolable frente al acoso de poderes cuya intervención no ha elegido.

Depost le profanation del esseres a fortia de promover le horror de realitates inimaginabile, ancora es pendente le revolution pro consecrar al persona como un templo inviolabile contra le molestation del poteres cuje intervention illa non ha designate.

57.
En paralelo a la historia manifiesta tramada de sujetos y circunstancias en permanente interacción, transcurre otra historia latente compuesta por sueños que escapa al conocimiento convencional de las circunstancias materiales que envuelven a los sujetos porque dentro de ella son las subjetividades las que absorben con otros códigos la naturaleza incógnita circunstancial. Cuando estas dos corrientes históricas se cruzan, nace la inspiración y muere un soñador...

In parallel al historia manifeste excogitate de subjectos e circumstantias in permanente interaction, altere historia latente passa composite per reveries que illa escappa al cognoscentia conventional del circumstantias material que illas involve al subjectos proque intra illa le subjectivitates absorbe con alteres codices le natura incognito circumstantial. Quando iste duo currente historic se interseca, nasce le inspiration e morir un soniator...

58.
Proclive por naturaleza a invocar lo bello y perseguir lo atroz, sería grandioso participar de un gesto que extinguiera de golpe al animal humano tras haberle concedido un margen de tiempo justo para que diera rienda suelta a su creatividad urgida de gracia pero exenta de redención.

Proclive per natura a invocar le belle e persequer le atroce, il esserea grandiose participar de un gesto que poteva extinguer de un colpo al animal human un vice concedite le termine juste de tempore pro disligar su creativitate hastate de gratia mais exempte de redemption.

59.
Indeleble. Mientras charlaba con E., una asociación fortuita de palabras dio origen a una frase que me catapultó hacia el pasmo por un continuo de ramificaciones semánticas: «Nada llena». No me he recuperado desde entonces.

Indelibile. Durante io parlava con E., un association fortuite de parolas originava un phrase que me catapultava verso le stupefaction per un continuo de ramificationes semantic: «Nihil plena». Io non me ha recobrate ab alora.

60.
Aborrezco la brutalidad: si en los hombres es un defecto, en las mujeres procede de un exceso. Por razones equiparables, rechazo la sensiblería: entraña una tara femenina y revela una excrecencia masculina.

Io abhorre le brutalitate: si in le viros illa es un defecto, in le feminas illa veni de un excesso. Per rationes comparabile, io repelle le sentimentalitate exaggerate: ille denota un debilitate feminin e revela un excrescentia masculin.

61.
Silencioso tras la arisca capa de palabras en la que me embozo a la mínima contrariedad, late el corazón de alguien a quienes sus allegados tienen por benévolo o, al menos, por no demasiado maligno. Y es que puestos a referir asperezas, a mí eso de matar, violar y traicionar —básicamente lo que practicado desde sus orígenes la autoridad eclesiástica— es una divisa que me repugna. La única justificación del bien, y nada mala según mi huraño entender, es que el mal ya está hecho; que se trata, por tanto, de un evento extraordinario.

Silente ultra le dur revestimento de parolas ubi io me coperi al minimo contratempore, palpita le corde de alicuno que le lores illes ha per benevole o, al minus, per non troppo maligne. E yam que nos pone a adverter asperitates, le devisa de occider, violar e trair —basicamente lo que le autoritate ecclesiastic ha exercite ab su origines— me disgusta. Le genuin justification del ben, e nihil infame a mi insociabile intender, es que le mal jam es facite; que il es, in consequentia, un evenimento extraordinari.

62.
Todo el mundo se queja de la estupidez, pero nadie lo demuestra con inteligencia.

Tote le mundo se plange del stupiditate, mais nemo lo demonstra con intelligentia.

63.
Siempre habrá un fruto más alto que nos parecerá más jugoso porque siempre será más fácil desdeñar el sabor agraz de lo cercano bajo la ilusión de lo lejano que admitir la inalcanzable certeza: pretender llegar a todo es el camino más largo para no abordar nada.

Sempre il habera un fructo plus alto que nos apparera plus succose proque sempre il essera plus facile disdignar le asperitate de lo proxime sub le illusion de lo lontan que admitter le insasequible certitude: le pretension de arrivar a toto es le cammino plus longe pro non abbordar nihil.

64.
Desconfiad de los iluminados, porque ellos serán los portavoces de un oscurantismo innovador que se mirará en los anteriores poseído del engreído orgullo de enmendarlos. Cuanto más acendrados parezcan sus ideales, más rápidamente os debéis alejar de ellos y extremar las precauciones: de elevados fines se construyen las mejores excusas para los más despreciables medios. En nombre de la liberación marxista, el gulag; con la boca pringosa de amor, la quema de herejes; agitando la bandera de los derechos humanos, la invasión militar y el terrorismo económico contra pueblos desarmados.

Vos vole ben diffider del illuminate, proque illes essera le portavoces de un obscuration innovator que on reguardara in le anteriores possedite del pedantesc orgolio de emendar los. Quanto plus pur simila su ideales, plus presto vos debe retroceder de illos e atenerse a precautiones: de elevate metas on construe le melior excusas pro le plus odiose medios. In nomine del liberation marxista, le gulag; con le bucca inmunde de amor, comburer hereticos; agitante le bandera del derectos human, le invasion militar e le terrorismo capitalista contra populos sin armas.

65.
La manera más excelsa de tener razón pasa por demostrar que se está en una óptima disposición para perderla.

Le maniera plus excelse de haber ration passa per demonstrar que on ha un insuperabile disposition pro perder la.

66.
Aceptar ser devorado por el león después de haberlo provocado es el único modo de ganarse su amistad, pero ¿de qué le vale la amistad a un muerto?

Acceptar esser devorate por le leon postea de provocar lo il es le unic modo de ganiar se su amicitate, mais ¿de que le vale le amicitate a un morte?

67.
El talento es potencia, y la disciplina control, una conducción sostenida de las cualidades personales sobre el perfil de sus límites; cuando uno está en posesión de estos dos recursos, sólo se precisa del medio adecuado para expandirlos en obra. El verdadero artista no se detendrá ante los escollos que interrumpan su cruce de visiones con el mundo y aprenderá a burlarlos dando forma a su expresión en los sitios más insólitos, como la servilleta de una taberna, la tapia de un cementerio o el sexo de su amante.

Le talento es potentia, e le disciplina controlo, un conduction sustenite del attributos personal super le profilo de su limites; quando on es in possession de iste duo ressources, solmente on precisa del medio adequate pro distender los in obra. Le ver artista non se stoopara contra le scolios que interrumpe su cruciamento de visiones con le mundo e ille apprendera a derider los al dar forma a su expression in le sito plus insolite, como le servietta de un taverna, le muralia de un cemeterio o le sexo de su amante.

68.
Extinguida la que fuera lucha de clases a manos de sindicalistas, gobernantes y patronos que se lamen entre sí so pretexto de una lucha sin clase contra el déficit, me parece oportuno deplorar que el intercambio de bienes, ideas y servicios, referencia básica del liberalismo tradicional e inspiración para toda forma de cultura, sea contemplado ahora como una amenaza por las arañas ocultas del nuevo orden donde la demanda cohibida cuenta más que la competencia honesta por la mejor oferta. Las fuerzas moribundas siempre han conspirado para licuar todo aquello que cohesione a las fuerzas vivas y, qué duda cabe, la circulación democrática de contenidos y el acceso gratuito a los mismos son factores aglutinantes demasiado golosos para dejarlos medrar. No se ha reinventado la censura, sino algo peor: la obligación de pensar que el bienestar consiste en el envenenamiento que implica asumir como propia su doctrina de empobrecimiento; pero, sobre todo, el insulto que supone llamar transparencia a la ceguera.

Extincte le guerra de classes per le syndicalistas, governatores e grande proprietarios que illos se lecca inter se pro allegar un guerra sin classe contra le deficit, io considera opportun deplorar que le intercambio de benes, ideas e servicios, referentia basic del liberalismo traditional e inspiration pro tote le formas de cultura, ille es contemplate ora como un menacia per le araneas occulte del nove ordine ubi le demanda reprimite vale plus que le competentia honeste per le melior offerta. Le fortias moribunde sempre ha conspirate pro liquificar tote illo que cohesiona al fortias vive e, que il dubita cape, le circulation democratic de contentos e le accesso gratuite al memes es factores agglutinante troppo desirabile pro lassar los crescer. Non on ha reinventate le censura, il succede alco pejor: le obligation de pensar que le benesser es le invenenamento que implica assumer como proprie su doctrina de impovrimento; mais, super toto, le insulto que suppone designar transparentia al cecitate.

69.
Si atacar un crimen con otro crimen es abrirle las puertas al despotismo para que se instale a nuestras expensas —que es lo que ocurre, por ejemplo, cuando se justifica la tortura al abrigo de un bien mayor—, ¿qué puede decirse de un país que entiende el Estado de Derecho como el deber de permitir a los rufianes escapar de la justicia, a los asesinos morir con honores en la cama y a los idiotas alcanzar puestos de alta responsabilidad política?

Si attaccar un crimine con altere crimine il es aperir le portas al despotismo pro que se installa a nostres expedimentos —que il es lo que occurre, per exemplo, quando le tortura se justifica pro proteger un ben major—, ¿que on pote dicer de un pais que concipe le Stato de Derecto como le deber de permitter al scelerato escappar del justitia, al assassinos morir con honores in lecto e al idiotas arrivar a postos de alte responsabilitate politic?

70.
Los atropellos que antaño se hacían por el blindaje de Dios en custodia de la Fe —pues hasta de las virtudes leales se quisieron apropiar los monoteísmos a cambio de un espejismo degradante—, hogaño se perpetran como barricada contra la Crisis, deidad dorada para muchos cruzados de lo abyecto que es prodigar sermón de austeridad coyuntural mientras se aplasta y se saquea con alevosía estructural.

Le vexationes que antiquemente se face per le blindage de Deo in custodia del Fide —nam le monotheismos ha volite appropiar se le virtutes leiales a cambio de un mirage degradante—, hodie illas se perpetra como barricada contra le Crise, deitate dorate pro multe cruciatos de lo abjecte que es sermonizar de austeritate conjunctural al mesme vice que se applatta e se spolia a traition e super secur structural.

71.
El otro más, de menos. Ratos hay en que siento la necesidad de duplicarme para reventar la farsa centrípeta del yo peleándome con la copia exacta de mi ser: es entonces cuando recurro al saco de boxeo y golpeo, golpeo, golpeo hasta que debo detenerme para recuperar aliento... Una versión briosa del nirvana al alcance de los puños.

Le altere plus, de minus. Il ha lapsos in que io senti le necessitate de duplar me pro erumer le farsa centripeta del ego in lucta con le copia exacte de mi esser: io recurre alora al sacco de boxa e colpa, colpa, colpa usque arrestar me pro recobrar halito... Un version energic del nirvana al puncto del pugnos.


Quince de diciembre de dos mil once
Dece-cinque de decembre de duo milles e dece-un


DIDÁCTICA

Como son escasos los espacios dedicados a los hispanohablantes que quieran acercarse a la interlingua, he subido a mi cuenta de Google Docs las principales obras de referencia digitalizadas con el objeto de que quien así lo desee pueda consultarlas o descargarlas:

– Curso básico de interlingua de la UMI (Union Mundial pro Interligua)
– Curso de interlingua adaptado para hispanófonos de F. P. Gopsill
– Glosario Español-Interlingua de Horacio Martínez y Stanley Mulaik
– Gramática de interlingua de la UMI


2.12.11

EXCREMENTOS DE UN DIOS MENOR


Si hay algún Dios en el cielo, no lo sé. Cierto que ningún hombre lo ha visto. Pero la gente vil lo cree, por miedo. Mi Dios es mi buena lanza y mi armadura y mi valor.
Matteo Maria BOIARDO
Orlando enamorado

No cambio mi dolor sin Dios por un Dios del dolor. Si Dios existe, nos odia; si Dios nos ha creado, somos su cagada demiúrgica; si estamos hechos a su imagen y semejanza, Él no está dispuesto a mirarse en nosotros y yo estoy demasiado harto para asumir una relación de beligerancia asimétrica con un ser provisto de tan mal genio. Más que duende, la divinidad tiene trol.

Visto así el parentesco, mi felicidad solo puede ser adversativa: cada vez siento con mayores tersuras que el paraíso consiste en poder abrir los ojos al mundo sin la obligación de vivirlo ni la necesidad de lamentarlo.

Desde que tengo uso de memoria, he relajado mis procaces pensamientos observando la reproducción de Anatomía del corazón que mis padres tienen colgada en su casa. Nunca les pregunté su predilección por esta pintura y de ningún modo lo haré ahora. Quizá ellos aprendieron a ver en la sala de autopsias un paisaje cautivador.

28.11.11

PIENSO, LUEGO MIENTO



Nunca juega el tahúr la pieza que el contrario presume, y menos la que desea.
Baltasar GRACIÁN
Oráculo manual y arte de prudencia

Si la hipocresía, en palabras del incisivo duque, «es un homenaje que el vicio rinde a la virtud», entonces la sinceridad es una ofrenda que la virtud hace al vicio; no solo porque la transparencia impuesta o autoimpuesta como regla de urbanidad supone una deplorable insolencia por sus efectos sobre los demás —el capcioso «te enseño mis secretos para que me descubras lo tuyos»—; ni porque el esfuerzo de revelarnos en público como espíritus capaces de sincerarse consigo mismos esté concebido para demostrar a los otros que somos dignos merecedores de su confianza; tampoco porque el ejercicio habilidoso de la sospecha dirigida hacia sí obedezca a la oscura intención de establecer la pauta de un nivel de juego más complejo donde se toma la ventaja de desarmar los presumibles recelos ajenos gracias a la nebulosa anticipación de los defectos manifestados a expensas de los callados, de los inconfesables; la sinceridad es virtud plegada al vicio, sobre todo, porque rara vez advertimos que tiene, como mínimo, dos caras: una visible y otra oculta que crecen, se entrelazan y menguan en función de los intereses propios, de tal forma que cuando se enseña un territorio de la personalidad el resto forzosamente queda eclipsado. Nadie puede ser sincero aunque lo pretenda; nadie que lo sea lo pretende. Regla a la excepción, al extender los apéndices de la conciencia se expande también la ambigüedad acerca de quien se cree ser, una situación desde la cual resulta más arbitrario que inmediato discernir los límites para no aparentar lo que no se es. Se adentra uno en las honduras del conocimiento y en menos de lo que tarda en ponerse a prueba termina por desdibujarse entre el ser y el no ser sin estar seguro de nada, salvo de que el testimonio de su existencia no reside ni en un lado ni en el otro de su arenosa ecuación. Bien cierto que la sombra nunca miente, pero por definición está condicionada a huir de la luz, y dado que no puede representarse a sí misma directamente, siempre que habla lo hace a través de símbolos y de conductas alteradas, como las fobias, que constituyen sus dialectos metafóricos. En el mejor de los casos, la traducción que se haga nunca podrá realzar la elocuencia manteniéndose fiel al sentido del mensaje original: por franco que sea, el desciframiento de la literalidad exige un acto poético, una poiesis o invención, el inevitable sesgo literario que he calificado de vicio.

La sinceridad no es el antónimo de la mentira, sino el instrumento para dotar de mayores prestigios a la realidad, lo que no es necesariamente sinónimo de falsedad... ni, por supuesto, de verdad. Sincerarse es descender a la cripta inhóspita de lo que somos, donde todo lo imaginable es susceptible de ser superado por lo inesperado que nos aguarda enterrado. La sinceridad absoluta es el encuentro con la muerte: lo más cerca que se está de expresarla en vida es el aullido, así que ruego a los presentes que no me tomen por mendaz si tiendo a conceder más mérito a las respuestas ingeniosas que a las honestas, cuya sinceridad se destila en el avispado manejo de la forma y los contrastes, no en los impúdicos registros del contenido. No poco arte exhibe quien sabe disfrazarse a medida que se desnuda, y hay que advertir al respecto que es más fácil engañarse que engañar cuando de mentir se trata. Sincerarse con lealtad es reconocerse engañado, en primer lugar, por los sistemas de compensación que se activan frente la enorme dificultad para aceptar la insignificancia personal. Verbigracia de esta futilidad transversal disimulada a título individual contra el sufrimiento que dicta la evidencia, los ricos elogian las aptitudes descollantes como el factor determinante del éxito para cubrir de grandeza su parasitismo social, mientras los pobres prefieren hablar de la importancia de la suerte para excusar ante el mundo su impotencia. Es obvio que ambos tienen razón porque ninguno es sincero.

Come closer mister, la certeza que acecha al final del túnel según Jenn Violetta.

21.11.11

DE GANOSOS Y ABRUMADOS



El interés habla toda clase de lenguajes, y representa toda clase de personajes, incluso el del desinteresado.
François de LA ROCHEFOUCAULD
Máximas

Codificada la apetencia en la reanudación de las necesidades, el mayor recurso con que cuenta un hombre son sus ganas: ganas para lo que sea, para ganar a la desgana, para todo y para nada, para perseverar o desistir o únicamente estar. Ganas son plétora de confianza autoenfocada, y el éxito de la misma, en el mejor de los casos, se añade a la motivación inicial como un complemento circunstancial. Hay falsas ganas que parecen partir el mundo a su paso a fin de resultar creíbles al fantoche que las escenifica, y verdaderas ganas de no parecer entusiasmado por otra causa que humillar las propias fuerzas en un ejercicio figurado de astenia. Ningún forcejeo con las sombras es comparable, sin embargo, a la angustia de haber abatido los últimos ánimos sin que la actividad fisiológica de los órganos secunde la disfunción. Con la pérdida de las ganas también el cuerpo huye renuente y ninguna realidad logra méritos de vigencia tolerable, pues hasta ganas hacen falta para inventarse el refugio imaginario de un consuelo en la adversidad, razón por la que juzgo la impericia para consolarse no más digna de confortación que de lástima, aunque la emoción piadosa, que no siempre actúa como un disimulado reproche, con frecuencia solo es el triste consuelo que obtienen quienes la buscan ante el espectáculo no menos triste que les ofrece quien la recibe.

Contemplando la foto e.v335 del portafolio de Elena & Vitaly Vasilieva soy más consciente de lo que mis ganas reclaman...

18.11.11

SOBRE EL VOLCÁN



La vida es una tragedia para los que sienten, y una comedia para los que piensan.
Jean de LA BRUYÈRE
Los caracteres o las costumbres de este siglo

Traslado a continuación con algunos retoques el comentario que despeñé en una entrada reciente de la bitácora de Ángel Romera, hombre de personalidad compleja y suculenta erudición de quien tuve el lujo de recibir clases de literatura hace dos décadas. Un lujo capitaneado como sagaz llamamiento a la heterodoxia que contribuyó a transmutar mi negligente desprecio juvenil por las responsabilidades académicas en reflexivo interés por el conocimiento...

Mi suicidio es una vocación frustrada que muy conveniente o inconvenientemente se actualiza por sí sola; delirio o congruente cordura, bien no lo sé, que puede darme una nota de polémica extravagancia sin dejar de estar arraigada en una amarga condición cuya fuerza motriz y avería es el dilema, con el que me avejento en prisionero concubinato: aunque no lo tengo por aderezo, tampoco me avergüenza mi precoz inclinación a meterme en ese indescriptible agujero negro... En efecto, llevo desde los catorce años dándome plazos, y si los he acabado incumpliendo ha sido, más que nada, por la capacidad de intuir en el momento crucial la forma de contrarrestar la trascendencia de mis penas dándole la vuelta a lo que parecía un atolladero. Cuando se está decidido a perderlo todo de una vez, la proximidad de la tragedia puede inspirar un milagroso efecto contrario y servir como lenitivo para aliviar la carga de males hasta poder desdeñarlos por completo, empezando por la propia necesidad de morir con urgencia. Muy sabiamente dijo Cioran –quien murió de viejo– que «no necesitamos matarnos. Necesitamos saber que podemos matarnos». Qué duda cabe de que el dolor de dañar a otros con nuestra brusca deserción se interpone siempre, pero no lo considero un factor clave para impedir la determinación destructiva: cuando todo te sobra, nada ni nadie te importa. Frente al abismo, cuenta más la naturalidad de tutearse con la muerte, ese estoico hábito de cultivar la serenidad de vivir sin ansia para morir sin prisa. Llegados a este punto, considero precioso hacer la precisa distinción entre el suicidio a la desesperada, del que ningún humano es virtualmente ajeno, y el suicidio tempestivo, que como acto de audaz y meditada soberanía inviste de hermosura a quien lo realiza... He ahí también una de las causas principales del tabú que la sociedad impone a la conducta autolítica: quien se atreve a disponer de su muerte puede hacer lo que quiera con su vida.

Recomiendo a todo bibliófilo aficionado a los subterráneos de la cultura que consiga el número 3 de la revista Vacaciones en Polonia, dedicado íntegramente a la exploración de los escritores que, como el inconsolable Jean Améry, osaron levantar la mano contra sí mismos.

16.11.11

EL RESPLANDOR



El hombre no encuentra su fundamento en sí mismo, ni tampoco por debajo de él, en la naturaleza, que ya está acabada. El hombre, en cambio, tiene por delante la tarea de terminarse.
Rüdiger SAFRANSKI
El mal o el drama de la libertad

La verdad rara vez sirve para consolidar experiencias veraces, es más útil para inspirar mutaciones irónicas en la arquitectura intrincada de la conciencia, además de proporcionar muy persuasivos camuflajes a la fantasía. Yo no busco la verdad, que comparada con los hechos es solo una efímera brizna de hierba irreconocible en la selvática realidad; ni siquiera sé lo que busco, simplemente estoy en búsqueda: soy un proceso abierto al mundo y como tal, instalado en la disonante relatividad de mis percepciones, tampoco me siento seguro de que cuando encuentre lo que necesito sabré reconocerlo. En el amor, que sería el campo de acción más significativo del anhelo que quiero expresar con viveza a pesar de mi desesperanza, creo que nunca llegué a aceptar el mito platónico de la media naranja y hace años que renuncié al sueño romántico de recolectar los atributos más encomiables para componer una criatura ideal a partir de los retales fascinantes de otras. No deseo que me llenen ni socorran mis carencias; me conformo con que la persona amada me involucre hábilmente en su descubrimiento como si se tratase de un nuevo continente donde me aguardan tentadoras aventuras, aunque sean más falsas que la sinceridad que uno cree haber conquistado para sí tras haberse extraviado por las grutas del desengaño. El encantamiento puede ser una saturnal de misterios compartidos o una conjunción luminaria a lo bonzo: dos formas conspicuas de llegar al resplandor. Las dos me valen.

Con su Magic Circle embelesador, invoco a John William Waterhouse como invitado de excepción.

12.11.11

TREMEBUNDIA


Acudo a tu presencia para que escuches la voz de mi alma leal que desde el fondo habla. Enséñame el dominio de las emociones para despojarme de investiduras. Enséñame en el éxtasis tu faz verdadera.
De una oración mexicana a la Niña Blanca

Acariciar la idea del suicidio, mimarla, darle forma y perspectiva, ocasión improvisada de galope y larga distancia para revocarla; no permitir que se encabrite por miedo a que suceda demasiado pronto o se desboque por angustia de postergación en el apocamiento; arrullarla con lisonjas circulares donde el fin se vea envuelto en un principio cuyo término siempre próximo pero lejano, bien hojaldrado de sorites, agasaje la desdicha hasta poder sodomizarla desde dentro con ese cataclismo que a fuerza de repetirse confiérele un brillo madurado de inverecundia a cada ilusión abortada... La rara magnanimidad, en suma, de intrigar contra uno mismo por secreto mandato propio, el arte truculento de ponerse del revés para enderezarse mejor u otro modo de sincerarse a víscera sobada para cohonestar con verdaderas mentiras siamesas.

Entre capas drapeadas de tormentos solitarios, comparezco como un príncipe sin nombre con el cofre de mis instantes vacíos ante una jauría de sentimientos claudicantes que tratan de atrapar lo inalcanzable devorando lo adquirido. Pudorosamente seco y accesible frente al silencio sicario, me experimento más primitivo que el hombre previo al domino ígneo sabiéndome a la vez posterior, como ningún otro, a los plutónicos reclamos de acción destinados a exaltar los últimos mitos de ansiedad trepanadora y altanero delirio de innovación.

Quizá no cabe otra rebelión para el burlado Atlas que dejarse vencer por el agobio esférico de los mundos que está obligado a sostener. Hasta puede que su sedición consista en mantenerse impávido para escupir a los dioses olímpicos una letanía corrosiva bajo pretexto de describirles todo lo que soporta.

Provisto de una honda agitación dramática, el lienzo de Muñoz Degrain me exhorta a plantearme quién es realmente el sustentado en la pelea desproporcionada contra la furia de los elementos.

8.11.11

NUNCIO DE MESTICIA



También se muere con esperanza. Éste es el castigo mayor.
Francisco NIEVA
El viaje a Pantaélica

El miedo a la soledad es el horror a la propia muerte representada en las cavernas de la individualidad lejos del coruscante juego de espejos que aporta el trato con los otros. Sin embargo, no puede haber indicios de lucidez sin salir al encuentro de la muerte que nos pertenece y a la que nos debemos como seres únicos, como sujetos refrendados por naturaleza con el artefacto errático de la singularidad. La vida es una interpretación de la muerte tan realista que induce a pensar que son distintas, mas todo lo que alcanza su madurez óptima desea extinguirse en el colofón de su apoteosis, estado de sazón en el cual se entienden perfectamente ambas, la vida y la muerte, mucho antes de que la acomodación a uno mismo transforme en una gurrufalla añascada de filfas y vanidades lo que prometía ser una hermosa decadencia...


El dragón sangrante es un fragmento del Rollo de Ripley, manuscrito del siglo XVI que pretende ser un compendio gráfico de las principales operaciones alquímicas. En cuanto a la sonriente Family Reunion inmortalizada a lápiz y carboncillo, se trata de una muestra del inconfundible trabajo de Laurie Lipton.

24.10.11

HOMO ACCESIBILIS


¿En qué momento el futuro dejó de ser una promesa para convertirse en una amenaza?
Chuck PALAHNIUK
Monstruos invisibles


Fue Evola quien constató que tras la caída del Imperio romano se viene produciendo en la civilización occidental una «regresión de las castas» que se refleja en la transición de valores desde lo alto hacia lo bajo, de tal forma que una vez desaparecida la autoridad regia de los antiguos emperadores paganos, los criterios dominantes pasaron al nivel inmediatamente inferior de la escala social, el de la casta de los guerreros representada por la nobleza que tuvo en los feudos su corolario. Con el siguiente derrumbe tuvo lugar el ascenso de la burguesía, que corresponde a la clase comerciante, y el oro quedó ensalzado como patrón universal. El caballero cedió ante la codicia del banquero, y el derecho concebido según el uso aristocrático a la plutocracia donde la vida se aplana en mercadería, dejando subordinado a la usura lo que antes se confiaba a la jerarquía. Por último, con el advenimiento de las masas, a la crisis de la sociedad controlada por oligarquías financieras le ha sucedido el apogeo de los esclavos cuyo principio supremo es el trabajo, que pese a ser interpretado por muchos como una prostitución y eludido como un castigo, se predica no sólo como un rito económico para acceder a los altares del consumo, sino que a causa de los resortes activados por la envidia colectiva participa de los sacramentos igualitarios que debe acatar el hombre para hacerse merecedor de un lugar en el mundo. Más allá del ámbito laboral, la productividad ha penetrado hasta en el ocio íntimo como una peste compulsiva donde se cifran todos los esfuerzos y sin la cual nada se entiende ni justifica, y si se la venera entre los motivos para el orgullo también lo es de acusación y vergüenza para quien sigue hábitos menos industriosos. El ritmo apremiante de la fábrica ha invadido la vida doméstica y despoja al individuo de su medio más valioso para confirmarse: el tiempo; sin tiempo no se puede pensar, quien no se piensa carece de ser y está por nacer a la conciencia, así que el planeta bulle de seres tremendamente atareados que, he aquí la paradoja, prefieren ignorarse a sí mismos por considerar que la quietud necesaria para sondearse es una absoluta pérdida de tiempo, una labor vacía e insustancial que, la verdad sea dicha, los abocaría a reconocer con angustia, sin rescate, su falta de entidad. De manera muy explícita, el azote de nuestra época es estar parado y se pone bajo sospecha todo aquello que contraviene el precepto de permanecer ocupado; porque ocupar –sinónimo de asaltar, tomar posesión o avanzar sobre algo– es exactamente el acto que bendice al objeto y deshace al sujeto, que ha trocado su anticuada petulancia de fetiche cultural indivisible por un estado de permanente disposición y accesibilidad donde el hombre es el primero de los servicios, de modo que el cliente no es quien accede al producto por medio de una transacción, sino que la transacción es la que vivisecciona al cliente por medio de un producto. Rifkin: «Las redes comerciales de todo tipo y naturaleza tejen una red en torno a la totalidad de la vida humana, mercantilizando toda experiencia de vida. En la era del capitalismo de la propiedad, lo más importante era la venta de los bienes y los servicios. En la economía del ciberespacio, la mercantilización de los bienes y los servicios resulta algo secundario con respecto a la mercantilización de las relaciones humanas». De ahí que el culto al alumbramiento del objeto, reverso de la repugnancia por la caducidad de lo concreto, sirva de prótesis mercenaria a las impotencias del usuario y deba ser renovado en una procesión continua de identidades que rellenen la insaciable oquedad de la persona entregada al carnaval de los enseres, adminículos que al intervenir perfuman su ausencia con una ráfaga transitoria de avatares. ¿A quién beneficia esta sustracción febril, esta pasión por vivir diferido de sí que aparenta ser riqueza por adición? Más que debilitarse, los vetustos vínculos de servidumbre se han perfeccionado en un sistema de sumisión sostenido por vínculos crediticios mediante los cuales la población colabora con su explotador al acomodarse bajo el yugo de una ilusión comprada a plazos, pero si en el pasado el señor tenía que cuidar de sus siervos como de cualquier otro recurso indispensable de su hacienda, en el presente cada uno está expuesto a la irresponsabilidad de los caudillos invisibles que, sabiendo que sobran piezas de repuesto, aceleran el movimiento de las gentes en busca de un mercado perpetuo que les depare un crecimiento infinito, pues el dinero, al igual que la sangre, se coagula cuando no fluye y, al cabo, se reseca.

La tensa y casi concupiscente escena de combate representada en El dragón devorando a los compañeros de Cadmo es obra de Hendrick Goltzius, considerado como el mejor grabador nórdico durane el barroco.

7.10.11

OPACIDADES MUTUAS




Era aterrador, y al mismo tiempo maravilloso, vivir sin la ayuda de nadie, sin credo, y sentirme completo y seguro conmigo mismo. «Solo contra la humanidad». Aquella expresión era tanto una presunción como un lamento.
Edward BUNKER
No hay bestia tan feroz

El sexo, que me encanta más por sus improvisaciones desenfrenadas que por sus redundantes razones fisiológicas, no siempre consigue mitigar la sensación teatralizante de ser una distracción imbécil en la que los sujetos implicados juegan a creerse excitados por mezclarse entre sí mientras puedan seguir a salvo de lo necesario para emprender el vuelo de la identidad a través de los espejos carnales; sujetos abiertos, perfectamente lubricados y disponibles en cada centímetro objetivo de piel, pero intactos e inaccesibles en el alma, cuyo hogar permanecerá incomunicado pese a la entrega íntima de los sentidos, y brillará en pleno arrebato de éxtasis como una estrella aislada del mundo por una distancia inalcanzable.

Mi primera elección fue Los amantes de Magritte. Como se trata de una imagen bastante trillada por la cultura de masas, he optado por El beso de Peter Behrens con su líquida estética modernista o jugendstil según el decir de un prusiano.
 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons