9.12.15

OBSOLECER

Todo camino en el que uno se lanza a fondo termina por convertirse en un callejón sin salida.
Roger MARTIN DU GARD
Los Thibault

¿De qué sirve el estatuto de humano en la Era Conformática, derrochadora de recursos energéticos pero indigente en el abastecimiento de recursos simbólicos, si uno existe sólo entre variables enfocadas a combatir el irreparable desastre de no convertirse en un trasto anticuado? ¿Se puede llamar razonamiento a la repetición de un discurrir que en la caducidad de todo bien no percibe la inmortalidad del mal que ha hecho de la fragilidad y el deterioro la condición primordial de los momentos espléndidos? Nadie hay que se salve de precipitar su propia ruina cuando son muchos los perseguidores de admiración con quienes debe avecindar su duración. A semejanza del modelo ha de ser el paño cuando el primero no da más que roña de sí.

Ivo Saliger, muy afín a la propaganda de su tiempo (hoy sería un artista ciberacéfalo), intenta la proeza de colarnos el embuste del doctor heroico, personificación del poder manumisor de la tecnociencia, que no teme enfrentarse con la muerte en el cumplimiento de su lealtad al progreso de la humanidad. Latente en el icono, el mismo alfaqueque involucrado en la implantación de duchas de gas como método de higiene social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons