20.12.15

A NO PODER SER

Harmen Steenwijck. Vanitas
Para existir basta con dejarse ser,
pero para vivir
hay que ser alguien,
hay que tener un hueso,
hay que atreverse a mostrar el hueso
y a olvidar el alimento.
Antonin ARTAUD
La búsqueda de la fecalidad

Puesto que toda concepción desopilada del mundo es hiriente en comparable intensidad a la imbuida en el acto de tragarse una cuchilla, ¿cómo engrandecerla sin desangrarse?, ¿cómo desfallecer sin impulsarla más adentro? Quien descose a este nivel la incurable conciencia de su irrealidad no se matará por despecho, desgana o decepción, sino porque el impacto de un descubrimiento irrevocable, que puede llegar a través del despecho, la desgana o la decepción, le arranca del alma los pulmones de mentiras necesarias que oxigenaban a ese otro uno que insiste en suplantarse a sí mismo para pervivir a cualquier flete; se matará, en definitiva, por haber comprendido lo irrespirable de no poder ser que sea sin poder no ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons