13.12.15

DE LA HONRILLA

Zdzislaw Beksinski
La mente es su propia morada y por sí sola puede hacer del cielo un infierno y del infierno un cielo.
John MILTON
El paraíso perdido

Nos avergonzaríamos de habernos avergonzado de los motivos, completamente amorales, que posibilitan nuestras acciones de mayor probidad si la autogratificación lograda cuando las realizamos se vinculase a la nobleza de ánimo, no al desautorizado egoísmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons