20.12.13

LA CONMOCIÓN POSTERGADA

Tiemblo siempre por no haber escrito sino un suspiro cuando creo haber consignado una verdad.
STENDHAL
Del amor

Con vigores y delicadezas que comuniquen a cada uno con su ninguno, escribir una sola frase valiéndose de una penetración precursora de tan suculenta plenitud que, desde el proceso mismo de ser entendida, produzca una perplejidad cuya vehemencia se resuelva en una conmoción equiparable a la experiencia de adquirir, súbita y simultáneamente, la capacidad de percibir por completo el espectro acústico, olfativo y luminoso, o incluso se incardine rebosante en lo ultraorgásmico como ha de ser la exaltación de nacerse a la presencia inmediata de Dios. Maestría utópica, por supuesto, inasequible a los recursos del verbo, lo sé, como tampoco ignoro que mientras pueda intuir esa cumbre de radiante imposibilidad, todo lo que salga de mi ingenio será epidérmico y venial, un promedio de rumores desvaídos en las galeradas permanentes del máximo entrevisto. Menos que un consuelo pero más que una presunción, habitar en el presentimiento que se suple imaginario es mi única excusa.

Guess Who del ilustrador Louie Travis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons