26.12.13

CIZALLADURA

¡Me gusta demasiado la vida como para querer ser solamente feliz!
Pascal BRUCKNER
La euforia perpetua

Todo lo que no se piensa fortalece la salud, es un hecho etiológicamente ligado al poder de indiferencia hacia uno mismo. Incluso hay dolencias, entre las que habrían de computarse la mala memoria y algunas borreguiles maneras de imbecilidad, que prodigan un efecto profiláctico contra enfermedades mayores, así como innumerables formas de hacer carambola con el perjuicio que nos cura para siempre del mal, a veces gustoso, de vivir.

Persephone de Thomas Hart Benton, obra que a mí me suena a bluegrass y puede contemplarse en la colección que posee el Nelson-Atkins Museum of Art de Kansas City.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons