5.7.13

REENCRUCIJADA

El hombre nunca renunciará al verdadero sufrimiento, o sea, a la destrucción y el caos. El sufrimiento es la única causa de la conciencia. Y aunque al principio haya declarado que la conciencia es una desgracia enorme para el hombre, sé que el hombre la ama y no la cambiaría por ninguna satisfacción.
Fedor DOSTOYEVSKI
Memorias del subsuelo

¿Quién podría vivir si no estuviésemos muertos?, ¿quién soportaría su propio hálito si hubiese más ente en esta vida que un damero de irrealidades? Hágase el ejercicio figurado de verse forzado a elegir entre amanecer, sin posibilidad de retorno al estado anterior, encerrado en el cuerpo de un niño de cinco años siendo quien se era hasta el momento de dormir, o despertarse prisionero en el de un viejo de noventa y cinco transido de achaques. Según la alternativa escogida, puede sondearse si estamos ante una conciencia escarmentada o el atolondrado entendimiento de un hombre cualquiera.

«¿Qué tal?» pregunta Goya al dorso del espejo en Las viejas o el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons