18.7.13

LUZ QUE AGONIZA

—El poder reside donde los hombres creen que reside. Ni más ni menos.
—Entonces, ¿el poder es una farsa?
—Una sombra en la pared —murmuró Varys—. Pero las sombras pueden matar. Y a veces un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy grande.
George R. R. MARTIN
Choque de reyes (segunda entrega de la saga Canción de hielo y fuego)

Cuando matar es más fácil que respetar la vida, la primera oportunidad de obtener una ventaja se pelea como la última, los hombres mediocres confabulan para aplastar a los mejores mientras los mejores entre los mejores huyen de sí mismos y el orden público se asemeja a un gigante dotado de miembros fantasmas que más duramente se sufren cuanto más obvia resulta su inexistencia, puede decirse sin temor a falsear que el fin de la civilización ha llegado... si es que alguna vez la hubo sobre esta cecina de estrellas que parece aumentar su gravedad en cada ser a medida que la pisa; que en cada ser parece pesar la medida de sus tribulaciones, deleznables agonías.

Alegoría de la vanidad del mundo, obra del fogueado Antonio de Pereda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons