5.7.13

DESENCHÚFESE Y RESPIRE

¿Tanto amas la carroña que hasta con espejos la sazonas? ¿En tal alta devoción tienes sus piltrafas que por toda sepultura la entregas en putrefacción al viento?
Felicia ESPINOSA
Un muerto sabe a lo que sabe

Se sigue muy tonificante para la musculatura del ánimo comprobar que no hay ninguna necesidad de agregarse a las redes sociales e, insensible a su infiltración virtualizadora, que solo añade más forros de simulación a la realidad cuando lo deseable es aligerarla de todo, además de poder prescindir de estos escenarios arácnidos con renta segura de ocio y regocijo, uno conecta mejor consigo y sus afines componiendo sus personajes offline, liberado de multiplicarlos por sí mismos bajo el apremio de adecuarse a un ámbito tan proclive a la hinchazón de faces y antifaces, mas, decoroso es confesarlo, el beneficio derivado de este efugio no tiene parangón con la entereza de haber superado el brete de mantener crónicamente irrigado, fuera de sus poco eludibles rudimentos, el tumor de una vida social.

Floreciente en la soledad del estudio, Melancholy de Pieter Codde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons