22.7.15

VULTURNO

¿Quien avisa no es traidor?
Más vale hacer bien cosas mediocres que mal cosas excelentes. El modo en que se hacen las cosas vale más que las cosas mismas. El modo como uno vive sus ideas vale más que esas ideas. El modo en que se vive vale más que lo que uno vive, y a veces más que la vida.
Alain de BENOIST
Veinticinco principios de «moral»

¿Derechos de propiedad por mis escritos? No lo digo yo, que soy dicho hasta el redicho que me desdice: ni las palabras ni las radiaciones hiladas con ellas me pertenecen, ni a mí ni a nadie; puedo invocarlas y lustrarlas, jugármelas y ser jugarreta de ellas, refundirlas en voces extrañas a sí mismas mediante el sinapismo conceptual de un delirio etimológico y exponerme a la ventura de creerlas, pero jamás podré apropiarme del lenguaje, que siempre merodeará junto a nosotros como algo extraño y familiar al mismo timbre, indispensable y lueñe como el huevo que anima el grumo sublunar del mundo sin habernos consentido jamás el desafío de mirarlo directamente, tan semejantes somos a él en asperezas y frituras. Quizá haya que aducir jarana de matanza, el gatuperio de los cuerpos celestes que moran en sus respectivas pestes a ambos lados de la ozonosfera.

Démonos a las secreciones del verbo cual perros al hueso impostado de la realidad, y que sean otros los que aviven o extingan la chasca de columbres que allí dejamos rechupadas con más anhelo que vergüenza: la belleza, incluso la accesible al furor cíclico de un significado, se contonea en las lenguas de otros fuegos. No se trata de obtener un pasaporte intelectual para cruzar la muga del reconocimiento, ni de abonar el caprichoso arte de engendrarse un estilo en los ovarios de la memoria, sino de ramificarse en la exaltación pronominal que rebasa la pulpa del ego, se comparte a frase puesta en un acto orgánico donde la idea se hace uña y no guarda demasiada servidumbre con el paso pautado por el braille gramatical, solo el placer de morderse la cola para sacarle a lo inefable algunos armónicos textuales, ya sea comulgando con los posos de un dios de mi ficción o capturando los alelos de una veracidad que remato conmigo hecho un ciprés de deserciones.

Alboronía de espejos, relatos de la razón crucificada en la etopeya del suicidio colectivo, un lienzo ganado al silencio como sudario por no permitir que la picadura de una ilusión necesaria se convierta en el enjambre de una mentira insoportable. Aquí no hay más sentido que lo sentido y el ahora suspendido de los puntos suspensivos que no verás. No más deber, salvo la exigencia lucífera de mandarse como principio de forma, porque ella es la encargada de hacer imaginable el contenido del caos que supone para sí toda existencia, la existencia toda, que se hace carne propia con la invención de la vida, esa literatura idiota que uno comete consigo. No más tinta de pantalla por el momento, solo pinturas vaginales de guerrilla, así quiero mi impiedad de troglodita con tigresa sonriente al fondo.

Que no se cuente de mí que enjaulé en un catascopio la maldición del último vocablo. Escribo porque estoy mudo, bloqueado como el personaje tumescente al que anudo con el sadismo de la sintaxis. Me hiero mucho.

4 comentarios:

  1. Le puse un comentario y me mando a mi cuenta google, no si lo ha recibido. Dragonfly

    ResponderEliminar
  2. Salvo estas palabras a las que respondo, nada me ha llegado...

    La mecánica de algunas plataformas de Google a veces juega malas pasadas. A mí también me ha pasado al intentar comentar en otros blogs. Lo comprobaré por si puedo hacer algo para que no vuelva a ocurrir.

    ResponderEliminar
  3. Autógeno (externo)24/7/15 19:23

    Para un alma que se decide a comentar, todos los esfuerzos por facilitarle la expresión son pocos.

    He hecho varias pruebas y con esta, que hago pública, descarto un posible fallo técnico relacionado con el blog, al menos en la franja horaria que he rondado por aquí.

    Si el problema persiste, intente borrar la caché y otros datos de navegación antes de entrar en el formulario de comentarios. Si una vez hecho esto continúa con dificultades, acceda con otro navegador. Yo suelo funcionar con dos porque hay acciones cuya respuesta varía bastante en función empleado.

    ResponderEliminar
  4. Dragonfly24/7/15 22:36

    Bueno, le comentaba que no debe herirse, y, no le noto para nada bloqueado, la verdad que un poco cambiado y, algo negativo en algunos pensamientos, lo que no significa que NO sean brillantes, me ha hecho buscar la palabra "tumescente"...me he quedado sorprendida...Bueno, anoto en mi libretita de palabras desconocidas.Le digo que la decepción no hace más que ahogar pensamientos positivos ascendentes, que hoy y, en días venideros nos harán mucha falta.No me haga mucho caso, pq me queda mucho que aprender y comprender de todo lo que menciona. Feliz día..Mr. Quimerista...

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons