18.1.14

TÓSIGO

Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
Mote español que Quevedo engastó como estribillo en una letrilla.

El fulano que se obstina en proyectarse revela, por encima de las dudas que no atiende y de la experiencia resinosa que lo atasca, su semejanza de propósito con el microbio, pues el ser más acerbo en determinación, mínimo en todo salvo en la perseverancia para refrendarse por sistema, es el virus.

Si se desea contrarrestar El castigo de Sísifo del maestro Tiziano, que difunde mucho peso y no menos foramen, admírese su Concierto campestre, obra que propone los beneficios combinados al natural de la amistad y de la música para tañer leticias del vivir.

No hay comentarios:

Ningún comentario publicado con posterioridad al verano de 2019 recibirá respuesta. Hecha esta declaración de inadherencia, aunque uno se sienta dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons