11.3.13

SANTUARIO DE BEHETRÍA

La evolución es un error que comete errores. Lo que transmite el código es una carta escrita por Nadie y dirigida a Nadie.
Stanislaw LEM
Un valor imaginario

Piensa en su creencia el que apenas piensa que todo ser nacido de humano es noble por naturaleza, y en tan alta estima tiene el filántropo a su especie, que el mínimo trato con las gentes habrá de bastarle para allegarse a la condena de los traidores a su innata condición, cumplida en pocos a su juicio y corrompida siempre en los más. Ya que mete el ripio a sus coetáneos por llevarse frustrado el intachable concepto originario, si quisiéredes sonsacarle los pinchos al biempensante cotejad su actitud preservadora de purezas con la propia del descreído de todos —de los muertos y de los vivos, de los venideros y de sí mismo—, quien al aceptar que las trapisondas de la vida nos han seleccionado voraces por necesidad no guarda esperanza de que el mundo lo desmienta, mas por saberla extraordinaria celebrará con longanimidad la menor muestra de benevolencia que pudiere recibir de sus semejantes.

Alain Delon como Jef Costello ejerciendo fiel a la más estricta soledad su código de honor en Le samuraï, la excelente película de Melville también conocida como El silencio de un hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons