28.3.14

EL DIOS NEGRO DE LOS PIRRÓNICOS

A Antero, porque brilla con oscuridad propia y da buenos reflejos de ello.

En último análisis, ¿no podría ser falso todo? Y si nos sentimos engañados, ¿no nos sentimos también por eso engañadores? ¿Será preciso también que seamos engañadores?
Friedrich NIETZSCHE
Humano, demasiado humano

Dios y yo nos redesconocemos a la imperfección. Juntos y por separado, sobre todo y más para nada, nos hemos vigilado de cerca desde que tuvimos noticia el uno del otro; estamos, qué duda cabe —y reboso infinidad—, condenados no a entendernos demasiado tarde o temprano, ni a enrollarnos a hostias como buenos amantes, sino a excusarnos por completo el error original que nos desdobló.

The Ultimate God de Sidney Sime.

3 comentarios:

  1. catarizas un magma dulce como la tieniebla y el desconocimiento, erotizado como antorcha, contra lo que dijeron, sería el misticismo, embestido como suspiros de Zaratustra a la espalda de los poblados, me quemó en los tuétanos, ese condenados a excusarnos por completo el error original que nos desdobló, como si parieras una insolente fe que va acunarse en el sudor de los vagabundos...

    es gozo haberte hallado.

    ResponderEliminar
  2. Prodigiosas conchabanzas para empezar con la pupila dilatada el hurto dominical.

    Celebro no tener lectores, sino intelectores dispuestos a embravecerse como peñones preñados de nitroglicerina, intervectores de esa fe que deshace cordilleras lamiendo a neurona suelta agujeros negros; no aficionados a la pócima maldita que con palabra de brujo pueda canalizar, sino inficionados que no teman alzarse devotamente contra sí mismos y cuyo fanatismo de desencanto visionario aceptaré, ironías del destino, como un regalo emponzoñado de los dioses que me devolverá otro retal de la memoria que dejamos atrás «como las serpientes dejan su piel en la muda», quizá porque cada uno se juró en secreto el acertijo de extenuar experiencias demasiado fuertes para ser recordadas en vida.

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons