18.3.14

DESDE EL YERRO

El yerro de otro conviene dejarlo allí.
Marco AURELIO
Meditaciones

En el principio fue el error, y desde entonces no ha hecho otra maldita cosa que crecer exponencialmente. También estas palabras lo son en diversos sentidos que encrespan el genérico, pues regurgitan por vicio conceptos que cualquier amigo de este espacio tiene, a buena complejidad, metabolizados. Reformulando argumentos de batalla a partir del lema de Marco Aurelio utilizado no en este encabezamiento, sino en el de la crónica de una insufrible asamblea, me apunto directo a la sien de mi libreta encallada que nada podrá ser tomado sin orgullo ni abandonado sin esfuerzo hasta que no se vulnere la adición falaz de las apariencias percibidas como verdaderas y,  al rasgar el haz del fenómeno por el envés, se comprenda que todo aquello que uno posee tiende a poseerlo en el tiempo cronológico y en el mental. Si la realidad —como siempre he sospechado— forma parte de la ficción, no hay en consecuencia más mundo real que el imaginario, y en un mundo construido con esta engañosa sustancia, cada engendro exacerbado de conciencia lleva en sí mismo el aburrimiento donde se expande su vacío original, un vacío contra el que no cabe emprender la hazaña de anular el nacimiento, pero sí la heroicidad de lanzarse a él sin pena y con desinflada gloria, o la libertad, ascética en su desarrollo y fabulosa por las credenciales de su naturaleza, de encararle una afirmación completa a la negación más radical con la cual ha de roncear constantemente el sujeto para no necesitar lo que desea ni cometer el fallo de volver indeseable lo que necesita.

Life between the pages de la artista ucraniana Diana Dihaze.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons