4.5.13

LA INVALIDEZ DE LOS PRÓCERES

El que acusa sistemáticamente a los otros para poder esconder la realidad de sus fracasos, no merece vencer.
Guillaume FAYE
El arqueofuturismo

La incapacidad, que bajo cualquier forma de afectación no sirve de defensa personal al individuo de buen temple, se convierte en primera excusa de ofensiva para el pusilánime, que no se sentirá disminuido por esgrimirla en su patética reacción contra el mundo que ignora sus roñas, lo evalúa como a uno más de los miles de millones gusanos que viajamos en la Tierra o, en hedor de proximidad, rehúsa doblegarse a su antojos.

En las familias aristocráticas de este expaís se advierten crecientes incapacidades, algunas de ellas directamente ligadas a sus nada tentadoras perversiones endogámicas, y otras, más hirientes para el contribuyente, instaladas como razón de privilegio y cuota de pundonor a costa de quienes al desafío de tener que salir adelante por sí mismos arrostrando los proyectiles que lanzan desde sus fortificaciones financieras los potentados, deben añadir el sufragio de un parasitismo enlucido con títulos de grandeza. Como en el caso de la Casa, no es de extrañar que donde falta genuina clase todo sean modales, profiláctica corrección e hipocresía extractiva publicitada como campechanía cuando la secuencia de fanfarronadas delata lo contrario. El menosprecio por las mesnadas sin abolengo que dependen de un oficio, por excepcionales talentos que puedan salir de ellas en cualquier campo del saber y del hacer, enfatiza el miedo secular que heredan las gentes de alta cuna a las variables que no dependen del blindaje de un linaje dentro de una fortuna segura, desnaturalizada, eximida de la competición popular de todos contra todos en la que debería revalidarse o morir.

Guiado por la teofanía de Venus y Minerva, El sueño del caballero de Rafael.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons