19.8.12

INTERSECCIONES



Y tanto creció la Bestia, tan grande era su hambre y nada la sofocaba, que a sí misma se devoraba por sus partes más despreciables, que eran las más alejadas de su cabeza.
Juan ESCOTO ERIÚGINA
Sobre las guerras no reveladas (citado por Marcel Lefebvre en su carta pastoral Los halagos del mal)

Las leyes inicuas están hechas para ceñirnos mejor las que en apariencia no lo son, y como no es posible disimularse de su presencia reguladora en la exterioridad de la conducta sin pisar las sombras del orden que nos rodea, uno se ve abocado a la erizada tesitura de violar la ley o ser violado por ella.

Guerrero de la nación Pies Negros con su atuendo de combate, entre cuyos elementos destaco el afilado tomahawk con que camelan sus sacais, donde más que apreciar no descarto los efectos bien calculados del calumet ceremonial. La foto fue tomada por Edward Sheriff Curtis y se encuentra en una extensa colección de la Library of Congress.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons