23.8.13

¿ASÍ QUE LA VIDA ERA ESTO?

Al ser humano le ha sido permitido, fatalmente, colonizarse a sí mismo; su ser y su haber. Y de haber sido esto el verdadero argumento de su vivir sobre la tierra, la palabra no le habría sido dada.
María ZAMBRANO
Claros del bosque

Lo que aspira a ser total transpira un origen monstruoso y, para entenderlo, hay que tener la mirada alienígena. Descomunal en su presunta inmensidad, cuanto más evidente parece menos fiable es la realidad, en la que por supuesto no creo. Salto entonces sobre el charco de mí mismo y me salpico de algo, llamémoslo luz aunque a la vista se desmienta, que al rebotar abre azarosos orificios por los que adentrarse describiendo curvas mentales cada vez más acusadas en una espiral descendente a lo largo de la cual se comprueba, con una sensación de incomparable frenesí, que la creencia en la propia existencia no es necesaria para desarrollar las turbulencias de la respiración...

Me tomaré un descanso indefinido, y lo intuyo suficientemente corto para traicionarme. Debo introducir un sesgo de equilibrio en mi mundo o extinguirlo, labores que demandan de mí un compromiso al que le sobran las palabras. Quizá, cuando regrese, me dedique a escribir fábulas inmorales o cuentos no infantiles para niños, tal como me ha propuesto un amigo de esos que te quieren por encima de crímenes y necedades.

No me falléis: desconfiad de todo lo que leáis fuera de aquí, puesto que sabéis hacerlo de forma natural con las cuatrocientas grietas que he autografiado.

Obra que a elocuencia tétrica puede prescindir del título. Su autor, Zdzislaw Beksinski, quería pintar «como si estuviese fotografiando los sueños». Sospecho que este artista y yo hemos tenido la suerte de ubicarnos al soñar en coordenadas similares.

7 comentarios:

  1. Carnal, con esa lógica soterrada de vivir matándote hasta no dejar nada por exterminar empezabas a dar muestras impropias de nuestra prosapia guerrera, aunque bien sabemos que nunca te han importado los azotes públicos de la opinión.

    Las señales son favorables a nuestra causa. Esta misma noche has matado en sueños a un toro arrollador valiéndote con gesto improvisado de una herramienta de madera y de las inercias furiosas de la bestia, que ha terminado reventada en la arena frente a ti.

    ResponderEliminar
  2. Hermanos, unamos nuestras fuerzas y recursos de ingenio para continuar la lucha por otros medios. ¿Hay mayor victoria que sofocar el incendio que uno mismo ha provocado?

    ResponderEliminar
  3. ¿Se permite un comentario que no venga del propio autor?...me lo permito, con su permiso.

    Considero que hace usted alarde de una prosa excepcional y una imaginación portentosa; los que le leemos habitualmente, ya bien entrada la noche debido a las obligaciones cotidianas que nos enyugan, disfrutamos con ello y dilatamos la mente en infinidad de ámbitos: místico, lingüístico, creativo, subconsciente, e incluso ahondamos en uno innombrable por la imposibilidad de definir sus contornos con nitidez...oscuro pero fascinante e hipnótico: abisal. Ahora bien: echamos en falta el lenguaje directo, enlodado, sencillo, cutre, combativo. Un mensaje claro y sin rodeos, un pensamiento sin adornos ni florituras. Una frase limpia, propia, sincera: sería ello posible?

    ResponderEliminar
  4. Gracias, querido Antero. También yo me echo de menos a falta de redaños para echarme certeramente de más. Ardua labor es descomponerse sin componer.

    ResponderEliminar
  5. Nefelibata28/10/13 12:02

    Tanto se está haciendo esperar que su regreso tendrá que ser brillante. No nos defraude.

    ResponderEliminar
  6. Señor o señora Nefelibata, dado que usted se declara paseante de nubes, bien sabrá que si el ingenio más brillante no es ajeno a las fluctuaciones, si a veces deslumbra y otras se ofusca, yo, que no alcanzo tales resplandores, ¿cómo no habré de guardar silencio hasta que me recobre? Sería de mal gusto proferir sandeces, o hacerlo en una proporción muy superior a la que me tolero.

    Gracias por el estímulo de una espera tan activa. Más por desahogo que por exaltación creativa, mientras me llega la musa dedico algunas porciones diarias de mi ocio a unos epigramas que, probablemente, publicaré a no mucho tardar. Así pues, mi respuesta a su interés supone una avanzadilla.

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons