25.6.12

FUERA DE FUEGO


La muerte más grosera es preferible a la servidumbre más galante.
SÉNECA
Cartas morales a Lucilio

Existe el don de dar, que básicamente es el sacrificio de un bien en estipendio de un prestigio mayor que redunda en el dadivoso que lo practica, y existe, también, el más raro don de rehusar, que es el placer proscrito de no acatar aquellas conductas que tienen prevista su continuidad a través de roles de imitación desde los cuales uno se siente fluir dentro del juego social reglamentario, pero a costa, sépalo o no, de quedar técnicamente fuera de fuego, neutralizado para emprender la salida de una ruptura airosa por la tangente... o cuando menos airada por la secante.

Cuestionar los valores recibidos ya es de por sí un valor seguro, y quien se limita a reproducirlos descuidando el mínimo controvertible con todas sus soflamas de responsabilidad, carece de valor. Quien vale, disiente.

L'inhumation précipitée de Antoine Wiertz facilita una imagen de la devastación que supone doblegarse a los preceptos de la edad adulta, que movida por la esperanza de aumentar el nivel de vida se entierra de forma prematura en nuevas penurias sin tregua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons