5.7.16

SUB SPECIE AETERNITATIS

Rachel Bess, Spoils
Obscena inmortalidad la que da el quererse ahora.
Miss DESASTRES
Los seres salvajes

Si respirar es un error que infla de horrores el mundo, el mundo debería ser visto como el error que nos desinfla cuando tomamos conciencia de sus horrores.

Como poco, y mucho es, recibimos el mundo cual un todo por recorrer, pero solo podemos abarcarlo en las estaciones sucesivas que atraviesan nuestras facultades mientras se viaja con ellas en lo dado.

A medida que avanza la vida individual, y más allá del itinerario que describan sus oscilaciones, se extiende el espectro de la perspectiva por cada faceta que capta su interés, compone el juicio lecturas más cohesivas respecto a los fraccionamientos donde antes creía tener la fuerza de su certeza y el equilibrio del espíritu se restablece mediante el distanciamiento interior, la válvula de seguridad surtidora en efectos de un antídoto universal contra las relaciones demasiado absorbentes para la atención, que amamos fluida.

Quizá sea tiempo de otorgar, a título póstumo, el beneplácito de una razón explícita —entre otras que permanecerán ocultas— a esos chicos desnortados de la Zona Especial Norte, una banda con nombre de padecimiento que nos avisó, con su oda rasposa a la crudeza sin fin, de carencias contra las cuales concitaremos en nulo excelencias complementarias. La sentencia fue que «no hay suficiente cerebro para asimilar lo que ya existe».

Desabróchense los cinturones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons