26.3.15

DE LA CARIES IDEALISTA

Solo el hombre que nada espera es verdaderamente libre.
Edward YOUNG
Lamento nocturno o meditaciones

Más importante que las ideas son quienes las aplican, de modo que el principio que no tenga presente la tara insalvable del factor humano nunca será una buena idea, excepto si el propósito subrepticio de la bondad consiste en incorporar otro instrumento de pesar al repertorio innato de congojas y diastrofias existenciales. Cabe preguntarse, en tal caso, quién puede ser tan desalmado para querer propulsar ideales o tan bobo para creer que una catástrofe como el mundo se corrige con el injerto de un delirio suplementario.

Satan I de H. R. Giger, artista de quien ya tomé prestada otra obra. Aun tratándose de una ilustración trillada por las retinas de muchos congéneres, ¿verdad que su concepto no ha perdido expresividad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons