27.1.15

SOCALIÑA

En la casa del hombre cuerdo más cosas se han de disimular que castigar.
Antonio de GUEVARA
Menosprecio de corte y alabanza de aldea

Frescura y testimonio de honradez entre gentiles, la sinceridad se torna insultante escaparate, cuando no arma arrojadiza, en los viles que con ella escaldan el trato convencidos de que velar el juicio ante otros daría la nota de una falsedad intolerable. De agradecer es que se inculque a tales desmañados el gusto mundano de la hipocresía aun bajo la censura de ocultarles por objeto de la misma el ahorro de los sinsabores adunia que su deslenguamiento supone para el resto.

La preferencia de la soledad no es óbice para saber gozar de una Merry company como la representada por Gerry van Honthorst.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons