16.11.14

DE LOS QUALIA POSTANTRÓPICOS

Confiaba en poder asistir en vida a la desaparición de nuestra especie. Pero los dioses no me han sido favorables.
Emil CIORAN
Ese maldito yo

La inversión de paradigmas que conlleva la inadaptación subjetiva a las inercias colectivas que cada generación amplía con más necedad que discrepancias desde que el hombre se esfuerza en ser plaga, puede ser una estrategia evolutiva exitosa cuando al fin se asume que la continuidad de nuestra especie es una perspectiva agotada en todos los sentidos, empezando por el horizonte estético que reclama un mínimo esplendor a la existencia. Aun resignados como individuos a la disfunción que nos ha hecho precarios abortos de nada, por motivos que no logro desmembrar persiste el hechizo de prolongar el devenir histórico como si tuviéramos el divino encargo de volver plausible cuanto es terrible por esencia.

El verdadero fracaso ontológico no es que la naturaleza humana se desvíe por un callejón sin salida o precipite mediante una hecatombe su desaparición, sino que perdure, para lo cual ha de seguir creciendo en arrogancia y encogiéndose en entidad, como si fuera cierto que el denominador común anda escaso de soberbia y sobrado de sustancia. En ausencia de predadores, proliferamos contra nosotros mismos.

Note, evidence of a dream del autolítico Tetsuya Ishida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons