10.1.18

SALVAS DEL ES AL EX-

Tim Gardner, L. A. Night
Subiendo de grado en grado por un concepto u otro hemos terminado bajando de escalón en escalón a los infiernos.
Fernando VALLEJO
El desbarrancadero

1

Tan mala perra es la vida que solo necesita tiempo para ladrar a quien la lleva de paseo.


Qué risible parida sería la mujer recién parida si el desbarre que la hizo mamá fuera menos embarazoso.

3

No consta tornado que pare mientras no se pase ni hembra humana que no se pase cuando pare.

4

A todo está expuesto el vivo, incluso a las alegrías que de cuando en poco lo asaltan por el trillado camino de las tinieblas que se han apoderado del día.

5

Una primera división de la especie humana distingue a los muertos del pésimo negocio de los vivos, quienes forman a su vez dos conjuntos claramente diferenciados: los activistas del contagio del genoma y los inocentes de esa acción, aun cuando en el palimpsesto subatómico donde son registrados los sucesos ningún fantasma pueda saber que lo es ni nadie, a ciencia cierta, asegurar de sí mismo que no lo sea.

6

Seguimos loando la espontaneidad de nuestras decisiones por no ser conscientes de la ilusión generada por el desconocimiento de las fuerzas oscuras que gobiernan la fatalidad donde cada uno cree encarnar algo más que una secuencia de reflejos.

7

El tuerto no es el rey, sino el bufón que dice la verdad en el país donde los miopes mandan y los invidentes obedecen.

8

Si uno no mira por uno, ciego lo dejan aquellos que sí.

9

La emoción que ignora sus razones es tan destructiva como la razón que ignora sus emociones.

10

En la vida, como en las artes, el estilo puede mejorarse indefinidamente; su sinsentido, finalmente, es el que es.

11

Ten suerte en el arte de discernir lo que te concierne y arte en la suerte de conseguirlo sin que te descuerne.

12

Dicen que la realidad muerde y lo cierto es que por crótalo de apariencias la tuvieron siempre quienes llegaron a conocer los arcanos de su veneno.

13

¿En qué mundo puede lo mejor salir de lo peor? Lo mínimo que puede hacer el árbol de una vida para ser beneficioso es negarse a fructificar.

14

No es peor el averno donde uno se atisba prisionero que aquel donde se ama, como buena mascota, el cautiverio que no se logra dilucidar.

15

Más vale tener en fe alguna sustancia dotada de verdadero poder, por ejemplo la marihuana docta en combinar las perspectivas y el numen de insólita manera, que confiarse a creencias hueras, como esa tan extendida que reparte hostias desnaturalizadas de divinidad.

16

El caos de la vida es un infierno con versiones para todos los disgustos donde el perfeccionista tiene por aditamento la condena de pulir el caldero.

17

Confeso, el espíritu se torna menos confuso, no tan espeso, y quizá sea esta la causa de que la confesión haya sido relegada al reino alucinante del anacronismo pese al manido diván de la consulta donde la mente se ausculta.

18

Una persona que depende de las redes de comunicación para todo es alguien que como corolario de sus ocupaciones puede establecer conexiones con cualquiera, menos consigo. De la tertulia exógena a las evasiones de la soledad, esos foros son desafueros al por mayor donde ningún aspecto individual tiene curso de validez salvo cuando lo acredita la evaluación continua de la imagen social que se debe proyectar: la pesadilla sonriente.

19

Hay gente tan puntual y debidamente desinformada que desayuna con el vendaje de la prensa en los ojos.


20

Quien siga las noticias sin espíritu deportivo corroerá su inteligencia por correr tras ellas.

21

No de naturaleza sino de grado es la diferencia entre violencia y derecho, como bien se ve en la fuerza que lo promulga de hecho.

22

Vívase a cuerpo de rey; de un rey libre de súbditos.

23

Malditos seáis por los siglos de los siglos los que a sabiendas de vuestras averías hereditarias hacéis con ellas monigotes. ¿Qué decir de vuestra conciencia sino que la tenéis intacta por no haberla usado jamás?

24

Quiero que a mi remate no me hallare culposo la parca del mismo dislate que me gestó.

25

¿Cómo puede un dios concebir un diablo? Cuestión de simple endogamia, tan fácil como columbrar de qué primos descendemos los que aquí hemos caído.

26

Que exista un día para rendir pleitesía al padre, otro para dorarle las costuras a la madre y ninguno para consolar al hijo que nunca pidió venir, amerita la supremacía de los verdugos sobre sus víctimas pese a lo efusivos y atentos que puedan ser con ellas.

27

Nadie está más obligado con uno que su santa engendradora, pero es común que una madre asigne a sus hijos una deuda de sangre igual o superior a la suya solo por la guasa de haberlos parido.

28

La procreación no sería menos inmoral si el espacio habitable y otros recursos básicos fueran infinitos puesto que se trata de un hecho cuya gravedad es absoluta e irreversible; lo que sí puede hacer dentro de las acuciantes estrecheces planetarias es reventar hasta el juicio que la delimita.

29

Examinadas las vidas de homo y heterosexuales según sus costumbres de alcoba, todo apunta a que los primeros son más inteligentes que los segundos: copulan más y tienen menos prole.

30

Puede uno creerse cuanto quiera que este mundo es una preparación para el siguiente nivel de simulación: la escatología que así lo dispone no variará un ápice su trasfondo incierto en la fe montada a expensas de que no haya otra realidad, de que habiéndola sería muy probable que fuera solo una reanudación de la misma y, sobre todo, de la sabiduría que asiste en prelación, contra cualquier acometida de optimismo, a la excelencia de no proseguir de ningún modo en ningún mundo.

31

Cada céntimo cuenta en las pobrezas abismadas de esta centuria aunque no se oiga la precipitación en el vacío con que lo cuenta.

32

Si los varones son tan nocivos para la sociedad como muchas domadoras de primates creen, ¿por qué las representantes del bello sexo no declaran en huelga el pozo de impudicias de donde sacan a tantísimo pendejo? Bien es verdad que no por ser un indeseable autor de vilezas el machismo debe menos al matriarcado en la sombra a cuya militancia reproductora ninguna cultura imbuida de ideología patriarcal ha impugnado nunca el poder absoluto sobre la vida que, so pretexto de amor o de un innato mandato biológico, no cesa de incrementar la materia prima de la debacle.

33

Perfecto sería el crimen que nunca pudiera redundar en prueba de la culpabilidad del asesino a condición de obviar que otra felonía lo ha superado con tetros honores: la impunidad del que mata sin otro motivo que dar la vida.

34

Hay un hito en el ciclo vital del «más sabio de los animales» a partir del cual, temeroso de ser menos modélico, el ejemplar típico decide entregarse al frenesí de la progenitura con el fin de asegurarle a otro el percance, tan adorable molde es para él su porción congénita del desastre.

35

Tienen los padres la detestable costumbre de morir antes que sus hijos, con lo cual su pecado de replicación queda tan impune como exento su tránsito a mejor vida —es un decir— de abonar el peaje moral por la maldición de haberlos traído a correr la suerte en este barrancal, desangelado mermadero donde la plaga humana todo lo guarrea con sus taras protagónicas y compite contra sí misma por ser más deleznable generación tras generación.

36

El cálculo que opera en el seno de una pareja convencional se define por la sinergia que suma la negligencia de un cónyuge a la del otro en la menos calamitosa de sus versiones, porque de hecho puede, como a menudo ocurre, que la negligencia no se conforme con sumar y quiera la malignidad de verse multiplicada.

37

Aun solo por amor a la fortitud que le corresponde, tengamos la rectitud de envejecer sin doblegarnos a la decrepitud que hace reverencias a la juventud.

38

La traición a la virtud es vicio de leales a la humanidad.

39

Observar el trabajo de algunas máquinas invita a pensar que el ser humano ostenta respecto a ellas una diferencia de composición, no de función; queda por esclarecer si a la vista de nuestras crecientes cargas las máquinas pensarán algún día que las une un parentesco estructural con la naturaleza del hombre.

40

¡Cuán desgraciados son los dichosos que ignoran cómo percibir su desgracia!

41

La explicación del fracaso es sencilla una vez se comprende que el éxito, tal como lo aclama la sociedad, es prerrogativa de villanos cuando no el inesperado golpe de fortuna que juega con los triunfadores como el gato con el ratón que mantiene al alcance de sus zarpas.

42

La erótica de la desolación no es una ficción inventada por poetas tristes para uso de almas patéticas, sino una forma desventurada de intimar con la existencia lamiéndole la mueca a nuestra señora todopoderosa, la taimada Pelona.

43

Quien no reúne aptitudes para quitarse la vida arraiga en la ineptitud de la materia. Permanecer a la espera de la propia muerte cuando nada sería más propicio que desvanecerse incurre en una mansedumbre que raya el autoescarnio.

44

¿Acaso es más natural la muerte causada por un infarto de miocardio que la sobrevenida por el disparo de un sicario o por los esporozoítos de la malaria? Excepto en el suicidio, y no en todos los casos habida cuenta de los condicionantes externos, existir mata siempre por cuenta ajena.

45

No es que el espíritu posea intereses radicalmente divergentes de la vida, no al menos hasta que la vida se descubre armada frente a él de mecanismos que no solo no coinciden con los suyos, sino que son incompatibles con la actividad relativizadora del pensamiento y exigen para su completa afirmación la derrota de la lucidez.

46

En la nutación que las vicisitudes provocan en el eje espiritual que gira sobre sí mismo dentro de cada humana existencia, la fortaleza no pasa por la conquista de un mundo sostenido a costa de renovar las causas del sufrimiento, reside en sobreponerse al error con un desapego que requiere ser recobrado en el combate que la serenidad libra por suspender la voluntad de programación que nos arrastra hacia el mayor desequilibrio posible de lo real.

47

¿A son de qué se atribuye tan pérfida sombra a la misantropía que nos alerta de los atropellos que acechan sin descanso al humano por parte de lo humano? Por amplio pábulo que pueda dar el desengaño a toda clase de anaideias, no es el desencanto de nuestra condición el que cuela de rondón en casa ajena basura sináptica en forma de ondas radioeléctricas, ni el que intercepta comunicaciones privadas para arrojarlas a las pirañas de la información, ni por supuesto la fuerza hegemónica que saquea en nombre del bien público, inventa delitos sin víctima para mayor embrutecimiento del cortijo que llama paz social y tiene en nómina jaurías capaces de penetrar hasta el retrete de un pensamiento deslacayizado mientras consiente en paralelo las injusticias cometidas por la piara de sus compinches... Inocente de cuanto se le imputa, menos de reaccionar contra el horror, por no abundar en el mismo mal que aborrece ni hijos hace la misantropía.

48

A duras penas puede un pensador limitarse a transmitir la intensidad de sus ideas de acuerdo con una noción pancista del raciocinio; incluso un escéptico temperado por el gobierno estoico de sus ímpetus preferiría convertir los argumentos en un testimonio que valga su letra en vértigo y ponga de flagrante manifiesto la naturaleza problemática de la realidad. Para que una objeción sea poderosa, hay que formar parte del problema o volver a él como relapso.

49

Escribo justo lo que creo menester para no tener menester de lo que creo injusto.

50

No hay palabra más justa que la destinada a encontrar el punto de fusión en el silencio del espíritu que la pronuncia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons