26.2.12

LLANTO POR ESQUICIO DE NADIE



Mientras el sediento busca agua, el agua también está buscando al sediento.
Yalal ad-Din Muhammad RUMI
Masnavi

En los sistemas capitalistas, la vida privada se ve aparentemente estimulada sólo para ser despojada con mayores frutos en favor de una comercialización sin restricciones de las costumbres y gustos personales, expuestos al tratamiento especulativo que los dirige hacia un insidioso rapto de la intimidad. En los sistemas socialistas, por el contrario complementario, la vida privada es un obstáculo que se interpone entre los objetivos del Estado y el control social, una interferencia que debe ser colectivizada y cuya actividad, pecaminosa de subjetivismo, siempre está bajo sospecha. En ambos casos, el efecto es similar: se produce una despersonalización progresiva del sujeto, que es objetivado de manera instrumental al servicio de fines ajenos a sus intereses; unos fines que exigen la desposesión de la individualidad por razones que nada tienen que ver con el desarrollo ni el ámbito de lo propio. Esta transferencia de la propiedad de sí mismo a corporaciones anónimas o entidades burocráticas exhibe procedimientos que difieren según el modelo económico, pero las variaciones en las formas no deben movernos a engaño acerca de su trasfondo común entregado a la usurpación de la identidad: a un lado del espectro, Facebook más toda la parafernalia de aparatos, aplicaciones y plataformas que registran cualquier alteración, por esperpéntica que sea, de la privacidad; al otro, la policía política que vigila acechante la corrección del pensamiento; en un futuro no muy lejano, la confluencia de cada método de asalto al firmamento particular en una síntesis perfecta destinada a conducir al individuo a la quiebra total dentro de un archicerebro universal.

La tríada de féminas de vanguardia ha sido hallada en el debutart de Benedict Campbell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons