22.9.11

DESÁNIMO DE LUCRO


El dinero no constituye una apuesta segura pero es lo más cercano a Dios que he visto en este mundo.
Walter MOSLEY
El demonio vestido de azul

Toda estafa posee una raíz artística gracias a la cual desde la oferta de un bien ficticio (el engaño) obtiene un bien tangible (la ganancia), operación que en apariencia tiene su contrapunto en la fiscalidad, cuyo artificio consiste en exigir un bien material (el tributo) para hacerlo desaparecer en un bien supuesto (la utilidad social). La similitud entre ambos géneros de exacción es tan obvia, que podríamos catalogar a la estafa como un impuesto sobre mercancías ilusorias, e indistintamente, aunque a la inversa, equiparar la fiscalidad a un verdadero timo.

En la imagen, el emblema Del danno altrui altrui utilita (lo dañino para unos es provechoso para otros) según la edición de Lyon de 1551 de la mirífica obra de Alciato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons