29.8.06

COAUTOR

Nos conviene aprender a narrar porque en el último episodio consciente, en el momento crucial de entregarnos al monopolio del misterio que es la muerte, hemos de proyectarnos el guión de nuestra vida y en función de cómo lo hagamos (téngase en cuenta que todas las fuerzas crepusculares del universo pugnan por deformar la historia en su propio provecho) el trance final se resolverá en un sentido o en otro: cielo, infierno o quizá sólo un purgatorio abstracto por definir.

Fuente: Retablo de pesadillas. Inédito. 2005.

1 comentario:

  1. por que no juegas una partida de ajedrez contra ese oscuro universo?y dejas el peso que te atormenta en hombros de otros entes menos capacitados para tal menester...

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons