15.4.19

LARARIO

Ignacio Palacios
Lo sublime es el eco de un alma grande.
LONGINO
De lo sublime

«Tan grosera se ha vuelto la realidad que sólo el esperpento se aproxima a describirla con fidelidad», nos dice el desencanto. ¿Y miente acaso la intuición cuando, a propósito del desencanto, ilustra que sólo a quien descubre la morada inmutable en la mudanza de las cosas se le abre la mirada al reflejo del alma en el vacío?

Un puñado de tierra no enturbia un océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons