9.9.16

SIN TREGUA, SIN PAUSA, SIN REMEDIO

Pedro Oyarbide
Si aspiras al estado libre de dolor y de pasión 
no tengas nada querido 
en ningún lugar en este mundo.
Udana 8, 8

Visito a un amigo hospitalizado de quien no cometeré perjurio si cuento que fue criado en Arcadia, se curtió en Suburra y redondeó su madurez en Síbaris. Su cara dice cáncer de páncreas y algo peor calla que rumia en palidez de espanto a la hondura, más allá del dolor reprimido frente a las secuelas del acá que sus parientes aún no han aprendido a disimular. Esta pasión contenida en común es otro ejemplo, entre miles de millones ignotos y conspicuos, del daño sin tregua que la vida causa. 

Iniciado el descenso que atrás deja en suspiro la mediana edad, debemos asimilar sin pausa la experiencia de la despedida, pues todos los esqueletos enfundados a quienes apreciamos irán cayendo sin remedio hasta que nosotros mismos, sobrevivientes durante un plazo impredecible, seamos los culpables de secuestrar con lágrimas el alma de los etarios que aquí quedarán, a la espera de su turno.

2 comentarios:

  1. Muy apropiado que haya una cita budista enmarcando una triste noticia, como suelen ser todas en su final último. Recuerdo a menudo otra idea de la misma comunidad, creo recordar que procedente esta vez del Tíbet, que venía a expresar que tu cadáver, eso que tanto temes, eso que pretendes evitar, lo llevas todo el tiempo contigo, está presente contigo en este preciso instante. Los orientales, expertos en el ars moriendi sea con matiz budista o bushido, no dejan de recordarnos que recordar la descomposición a cada momento pero sin abatamiento es el mejor entrenamiento para evitar lesiones cuando vayan llegando los peldaños hacia la tumba, si es que se nos ofrece una escala y no un salto súbito. Desde mi impericia, tengo comprobado que ir enfrentando a la vida y a la muerte cara a cara es el mejor modo de sentirlas como algo cada vez más insulso y, por ende, indiferente. Sin duda recomendaría a tu amigo, si lo conociese y esperase de él una cierta sensibilidad al respecto, la lectura de ciertos libros orientales o estoicos. También tengo noticia de un libro específico de Pema Chödrön para "Cuando todo se derrumba", pero desconozco la fuerza de su contenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dada la extensión que adquiere mi intención de responderte, lo haré en una entrada.

      Eliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons