30.9.14

DE LA ASUNCIÓN

Lúcido es aquel que sabe ver a través de la trama, y no solamente la trama.
Eise OSMAN
Aforismos del beduino errante

Durante la vida el cuerpo está deportado del alma, que se asoma en él al mundo como una proyección huidiza mechada de sentimientos antagónicos, fatales y fetales, respecto al cese de su actividad biológica: la victoria eterna o la derrota de la identidad.

No sólo la muerte escogida, también la que vuelve insostenible el pulso con la enfermedad, la accidental que ataca infame por la espalda —la más y la menos natural de las muertes— e incluso la criminal que se ensaña con el occiso desde el repajo del otro, exigen del sujeto que se disuelve el rendimiento de un último acto de voluntad. A tenor de este arcano necrológico del que no aporto más prueba que el hurto a los presagios, el nunca resuelto temor a los muertos confirmaría la sospecha de que el espanto no atañe tanto al reintegro ignoto que la aniquilación depara como a la complicidad que el difunto parece confesar a los vivos mediante el perfecto silencio de su anuencia definitiva.

Uno no muere: uno se mata.

El granadino Paseo de los tristes junto al Darro en un lamento sobre lienzo de Darío de Regoyos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons