7.4.09

AHORA EMPIEZA NADA


El hombre común puenteará el río; el hombre sabio riará el puente.
Arcipreste de VÍRGULA
La propia ausencia

Me va bien —bueno: medianamente—, por eso sé que estoy acabado o estacionario en sus aledaños de espigada encefalomaquia: desdicho deshecho, entero lo mismo que partido por hacer...

Entre los estragos manidos de la futilidad y la geografía opalescente de la melancolía, soy la línea que se tuerce mientras dibuja la pupila que todos creen ver y nadie puede mirar. Línea estribillo, rima fácil, que me sirve de castillo improvisado donde ahora —sin lamentos ni palabras de peso— empieza —con el peso de no tener palabras que lamentar— nada: porque quien nada se cansa, pero no se ahoga.

En síntesis,

~ FIN DEL BLOG ~


La ilustración viene de la mano del moscovita Dmitry Vorsin y ha sido bautizada como Entomologist.

8 comentarios:

  1. Lamentable noticia, relatada de una forma tan lánguida que deja un mal sabor de boca aun mayor. ¡Y ahora que iba yo a enlazar mi nuevo blog hasta aquí!

    Espero que sea un farol o una rabieta pasajera.

    ResponderEliminar
  2. Perpetrador, no me hagas mucho caso a pesar de lo que pueda dar a entender, ya que la transfiguración es una posibilidad que no puedo descartar de un plumazo aunque mi decisión, por ahora, sea absoluta (no me atrevo a declararla irrevocable). Haciendo honor al célebre "yo es otro" de Rimbaud, admito que la clausura empezó como un juego metaliterario y que la hipótesis del farol podría ser un interesante ensayo de prospección sociológica por aquello de comprobar cómo a medida que lo real se vuelve ilusorio lo ilusorio se vuelve más real, pero lo cierto es que con esa clase de prestidigitación dialéctica estaría violando el pacto tácito que he mantenido siempre con mis lectores: mantener la transparencia como arte del pudor, razonar sin anestesia antes que insultar y cuidar la cortesía de conceder por defecto un grado de perspicacia igual o superior al mío a no ser que el participante se empeñe en demostrar claramente lo contrario. Por otra parte, con la gestión de mis rabietas endógenas soy más primario de lo que pueda parecer: me sale más natural dar un puñetazo contra la pared que romper una criatura casi autónoma como puede serlo este blog. Prefiero considerar este acto como una forma honrosa (dentro del estrecho espacio que deja mi brusquedad) de abandonar la ruta cuando la prosecución del camino solo puede empeorar el destino; incluso, por explicarlo de un modo menos lírico, una eutanasia verbal (disculpad si os salpican algunos restos) ¿Por qué? Ni yo mismo lo sé con certeza, tal vez por conjurarme a descubrir otras cábalas de expresión. Sin embargo, como la necesidad de exorcizar las ideas más impetuosas comunicándolas es una constante en personas como nosotros, conservaré la llama encendida en otros proyectos paralelos, por ejemplo el discretito lugar de intercambio musical Carne de mi carne:

    http://carnedemicarne.blogspot.com/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esperemos al menos que ese juego metaliterario de toma y daca se prolongue durante unos cuantos lustros más. Un buen blog merece la pena aunque no sea todo él nada más que una eterna despedida. De modo que exorciza, exorciza. ¿Qué otra cábala de expresión puede ser más cabalística?

    En cuanto al otro blog, sólo puedo decir que yo soy más de otras músicas digamos más "rancias", aunque hubo días en los que aluciné con la psicodelia pinkfloydiana. Reconozco que si me diera alguna vez de nuevo por música del entorno pop, sería del subgénero que se retrata en carne de mi carne.

    ResponderEliminar
  4. Me niego a leer un blog sobre música, yo no sé leer música, sólo soy capaz de escucharla.Qué mal chiste!, no? Me da igual si te has reído o no, pero que se sepa, si dejas de escribir y te pones a colgar canciones, puedes estar seguro de que no las escucharé jamás. Yo quiero tu verbo, no las canciones que otro ha compuesto y que tú compartes porque te gustan. Eso para mí no tiene gracia. Quiero palabras, palabras torcidas, palabras floridas, adjetivos que lastimen, verbos que estremezcan. La música para mí es un asunto más privado, ultimadamente, me niego a eliminar tu link de mi blog. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Expatriado8/4/09 15:17

    Buen viaje y mejor resurrección, señor.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  6. Entre todos vais a conseguir que me sonroje...

    Perpetrador, me ha cautivado tu sugerencia extrema de una bitácora que consista en una despedida eterna, aunque sospecho que al cabo de varias entradas el asunto se tornaría farragoso. No obstante, como microgénero es una idea digna de poner en funcionamiento.

    Viandante, qué te voy a decir que no adivines: tus palabras siempre me desarman. También tienes razón en cuanto al blog musical, es una especie de dedicación bastarda que ofrece escaso margen para la catarsis creativa tanto a nivel individual como compartido (no en vano, los "críticos" construyen su obra con los escombros que resultan de demoler la de otros).

    Expatriado, muchas gracias, pero me temo que de momento será un viaje a ninguna parte; ojalá me traiga de vuelta cargado de lustrosos racimos de perspectivas que ofrecer en visionario ágape a los presentes. Y si se trata de "resucitar", quién sabe: aun haciendo alusión a campos de conocimiento diferentes, no sabría discernir si sería una broma de mal gusto o una refinada ironía que durante estas fechas de enajenación católica un furibundo místico sin dios como yo lograra sincronizar con el suicida evangélico experimentando un episodio de profunda regeneración espiritual, jeje.

    En fin, seguiremos charlando allí donde surjan motivos para barajar lo que pensamos.

    ResponderEliminar
  7. No creas, que me dio que pensar lo de "Fin del blog", porque hasta entonces no me había parado a pensar en que un blog puede tener fin -es decir, que es una obra, un objeto terminado-, ¿un bien de consumo?...

    Yo creo que un blog (confieso que aún estoy tratando de saber lo que es...), como un diario, es un objeto siempre abierto -salvo que lo destruyas-, o algo así como un proceso. Vaya, que no tiene fin propiamente dicho.

    No te he podido leer últimamente con la atención que mereces..., pero no es que haya llegado al final de mis -tus- lecturas...

    ResponderEliminar
  8. Sensaciones, te echaba de menos.

    Quizá he sido grandilocuente al proclamar a los cuatro vientos el punto final. El "fin" como concepto agónico cada uno se lo representa según sus creencias (o in-creencias) y para mí tampoco es un cierre total (¿acaso es posible tal cosa?), sino un abandono decidido e imprevisible, como soltar con bríos el timón de la nave dejando que siga a la deriva... sin preocuparse por lo que pueda suceder a continuación. Un blog (y este no es una excepción) no puede "terminar" como un objeto de consumo cualquiera salido de una cadena de montaje (ahí has tirado con postas, pillín), más bien es rematado con la torpeza del adiós proferido por alguien que se inhibe por tiempo "indefinido"; lo cual no significa que pretenda romper lazos o deje de fomentar nuevos vínculos.

    Hay individuos para los que el invierno empieza con la primavera y sus sentidos, fieles a este proceso anómalo de enfriamiento, tienden a entumecerse. Me temo que soy uno de ellos. No es un pretexto: es un declive, pero qué puede esperarse de quien presume de haber gozado a cada instante El Peso del Universo...

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons