20.1.10

SÉXODO


En su mente, en su conciencia, llamaba superiores a todas las ideas de las que (con gran sorpresa suya) no podía mofarse en su fuero interno.
Fedor DOSTOYEVSKI
El eterno marido

Con el empeoramiento de las condiciones ambientales que hacen posible la proliferación de los humanos sobre la corteza terrestre parece fundado dar cobijo al recelo de que la Tierra acabará por expulsarnos de su seno en un porvenir no muy lejano, pero en contra de lo que suele opinarse al respecto, intuyo que de ser cierta esta desgraciada previsión no será porque la especie se comporte como un virus nocivo para el equilibrio del ecosistema planetario, sino porque debe adaptarse a una misión específica en la que los supervivientes asumirán el papel constructivo de emisarios biológicos preparados para llevar a otros lugares del cosmos (tal vez sin sospecharlo, pues estarán obligados a ello por la gravedad de las circunstancias) la simiente de las formas de vida desarrolladas durante los largos e incalculables avatares evolutivos que han tenido lugar en esta incubadora altamente sofisticada que se desplaza en el espacio intersideral describiendo una trayectoria elíptica a unos 150 millones de kilómetros alrededor de la única estrella que da nombre al sistema. Desterrados los conatos de egoísmo privado en aras de un egoísmo más vasto tramado en eones, si abrimos el campo de visión hasta alcanzar niveles astronómicos y desde ahí favorecemos un símil que refleje de modo comprensible nuestra situación en la macabra orgía del universo, no será difícil entender que la amenaza civilizadora se reduce a cumplir con la rutina expansiva de una eyaculación de proporciones galácticas que proseguirá el arte combinatoria de los engendros basados en la química del carbono.

El especioso condimento gráfico de mi conjetura lo añade Vania Zouravliov con Autumn Rot, escogida adrede por la serenidad de su exuberancia dentro de la delicada desesperación que desbordan todas sus ilustraciones, algunas de las cuales se han vuelto conocidas por servir de magnífico envoltorio visual a los últimos discos de Matt Elliott.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons