4.3.11

CARICIAS DE TECNOCRACIA


Tras la desgracia de que nos exploten ha llegado la desgracia, mucho peor, de dejar de ser explotables.
Pascal BRUCKNER
La euforia perpetua

Platón, que como todo demócrata congruente era esclavista y como todo esclavista veleidoso fantaseaba con producir ciudadanos perfectos (reconozcamos en esta postura su intachable modernidad según el canon Robespierre), fue uno de los primeros pensadores en proponerse averiguar sistemáticamente la responsabilidad de la política en relación con la felicidad del individuo, pero fue su discípulo Aristóteles, partidario de una monarquía sublimada e inviable por idéntica razón, quien de axioma en axioma llegó a enunciar que «el Estado más perfecto es evidentemente aquel en que cada ciudadano, sea el que sea, puede, merced a las leyes, practicar lo mejor posible la virtud»; adviértase que soslaya decir «su virtud», que tendría un pase, en beneficio del sentido unívoco de «la virtud», cualidad de la que se habla hasta la baba en su célebre tratado sobre los diferentes modelos de organización social y de la que poca sustancia de entendimiento obtenemos tras haber recorrido sus páginas, salvo que el cultivo de la misma rara vez perjudica al orden establecido, lo cual equivale en más de un modo a cerrar el candado para acto seguido tirar la llave.

Precisamente ayer me preguntaba un amigo si conocía el peculiar indicador del Reino de Bután, el país del dragón rampante, para medir la felicidad interior bruta de su población. No me duelen prendas al confesar que mi reacción inmediata fue sentir un escalofrío a lo largo de la espina dorsal, pues del interés del legislador por el borrón inmenso que suponen los desfavorecidos a la sonrisa por decreto la distancia es mínima. Los Estados, ya que existen y apenas parece posible vivir en ellos ni sin ellos, al menos deberían velar porque nadie sea infeliz dentro de sus territorios por causas materiales, cargo que bajo ningún concepto ha de tomarse como una patente que los autorice a buscar por todos los medios la dicha de la gente, propósito que en sus manos daría pábulo a una serie de atrocidades mayúsculas y minúsculas cuya descripción prefiero ahorrarme. A mi gusto, si es que puede hablarse de gusto en lo que atañe al sucísimo juego de manejar ganado humano, la misión de un gobierno justo no es hacernos buenos, sino evitar volverse malo: mantenerse útil dentro de sus límites, no servir de amparo a la ignominia asociada al funcionamiento del gran capital y acatar una serie de mecanismos civiles para controlar el crecimiento desmesurado de las atribuciones que se le encomiendan. Pensando en ello, recuerdo haber dejado constancia en otro lugar de que los sueños del poderoso terminan siendo la pesadilla de los sometidos. Hogaño, entre socarrado y pesaroso, me veo inclinado a matizar que para muchos sometidos, quizá para la mayoría, solo es posible despertar tras haber sufrido el horrible trance de una pesadilla. Y por si alguna hoz trasnochada se emocionara con los timbres de mi martillo, aclaro que esta última aseveración no guarda ningún parentesco con ese cristianismo para materialistas que proponía agudizar las contradicciones internas del liberalismo para superarlo a fuerza de crisis: aunque se disfrace de lógica histórica, en la práctica esa actitud siempre ha sido ponerse de parte de quien te patea.

Sirva de contrapeso estético a mi retórica La ninfa de la fuente de Lucas Cranach el Viejo, cuyo taller es conocido por utilizar el emblema de una serpiente alada.

1 comentario:

  1. Si es cierto que encumbrado en el páramo de las ideas puede vislumbrarse que a todo ha de corresponderse su contrario, la impostura de la política diaria aventura paraísos de sensatez y verdad, paisajes de ensueño y utopía, belleza, justicia, satisfacción y hartazgo en la bondad y en la risa. Por lo tanto estoy en desacuerdo. De acuerdo, quería decir. Partido Pirata.

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons