25.3.10

SUELO QUE SE ABRE BAJO NUESTROS PIES


Vivir como imposibilidad de seguir soñando con la muerte.
José Martín HURTADO GALVES
Sobre el absurdo, el suicidio y la condición humana

El alma es en relación a la vida psíquica lo que el genotipo a la especie, mientras que el espíritu sería más bien su fenotipo en tanto manifestación particular de la misma. Entendido así, como sustrato último de la identidad personal, el espíritu se encarna y fenece con el cuerpo; el alma, por el contrario, no es un objeto asequible a nuestra experiencia consciente, se halla más allá de las nociones de principio y fin, naturaleza y moralidad, materia y memoria: hasta podría decirse que es anterior a la creación del cosmos, pues alma es el caos insondable que conecta cada ser con el río de la muerte sobre cuyas aguas flota e inevitablemente transcurre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons