14.1.08

PSICOBUNDO HASTA LA MÉDULA

Me declaro reaccionario porque pongo en cuarentena el aplauso que se facilita a las innovaciones, porque tampoco me acabo de creer que la naturaleza humana haya evolucionado desde el paleolítico y, además, porque practico la irritante costumbre de preferir la reforma meditada al cambio drástico cuando está claro que no es mejor dejar las cosas como están –es decir, como suelen estar siempre: emponzoñadas-. No puedo negar que detesto de corazón las sorpresas, pero las actitudes que he descrito las trazo con humor revolucionario porque defiendo la experimentación como criterio selectivo frente al dogma, concedo a la razón la credibilidad de un mero reflejo literario y opino que es de buen proceder cortar el árbol enfermo antes que dejarlo empeorar. Llamadme, por tanto, lo que queráis; estoy dispuesto a probar todo lo que he imaginado que podríais imaginar. Empezaré por

absolutista, déspota, anticuado,
energúmeno, subversivo, cerril,
pedante, incrédulo, marrano,
altanero, cachondo, febril.

Fuente: Ni fu ni fa. 101 desmanes + 99 insolencias. Inédito. 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons