21.10.09

MICROENSAYO DE CAVERNA EN UN POZO


Se puede encajar un lindo jardín de bambúes en el mundo, pero me parece en verdad problemático eso de que le sea dado al jardinero encajar el mundo en su bosquecillo de bambúes.
Hermann HESSE
El juego de los abalorios

Hay mayores dosis de libertad en la ejecución de papeles representativos que en la encarnación de roles activos, pero en contrapartida también se disfruta de un grado notablemente menor de autenticidad, que es el sentido natural de la propiedad como formato individual de implicación y desenvoltura directas, sin figuraciones previas o ulteriores añadidas ni accesorios mediadores incorporados a excepción, claro está, del aparato cognitivo encargado de modular los datos que llegan a la conciencia. En la simulación, uno está menos ligado a la cosa y puede permitirse pasar a ser otra cosa; en la intervención, uno es con preeminencia la cosa misma. Los antiguos griegos, cuyo refinado idioma no tengo el privilegio de dominar, discernían a este propósito entre la mímesis (imitación) y la metexis (participación). Por consiguiente, si la dedicación a labores intelectuales, contemplativas o de índole mental bastaran por sí solas para vivir con alborozo, nadie en su sano juicio buscaría los efectos de los placeres y ocupaciones materiales que nos excitan en la misma medida que nos hastían.

A título de enriquecimiento subjetivo, una experiencia leída, ensoñada, vista en una pantalla o recreada mediante la exclusiva intervención de las potencias imaginarias, puede ser tan valiosa como la acción objetiva de más intensa vibración anímica (acaso porque la materia tiene mucho de ilusión y poco de realidad sustancial) y su impacto biográfico incluso más profundo, didáctico y perdurable; sin embargo, siempre le faltará la chispa secreta de la vida concupiscente, el aroma de lo perceptual sobre lo conceptual que impide a las cosas, tal vez vanas en la aridez de la existencia, marchitarse antes de haber nacido...

3 comentarios:

  1. Hola David, soy David (uuuuuuH,jejeje), el Blandy. Ayer me paso Marino la direccion de tu blog, esta muy guapo. Te lo linkeo al mio si te parece bien, ok?
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  2. Me cansé leyendo esta entrada, a veces el ornamento de tu prosa, aunque me deleita hasta la muerte, me hace sentir que he corrido dos kilómetros sin parar.
    Muy buena refelxión como siempre,hermoso epígrafe.

    Recibe otro caluroso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Mambru, es un placer encontrarte por aquí, no me lo esperaba. He estado recorriendo tu sitio (que automáticamente agrego a mi lista de firmas favoritas) y te felicito por el arte con que compones la irreverencia.

    Viandante, no puedo quitarte la razón porque una vez más te conviertes en su elocuente portadora, pero al menos he intentado compensar en extensión lo que he puesto en densidad. Tomo nota.

    Saludos y achuchones.

    ResponderEliminar

Aunque uno sea por defecto dueño de lo que calla y prisionero de lo que dice, por aquí gustan las cabezas que no marchan al pie de la letra.

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons