30.10.09

MUTISMO DE LOS MEJORES


No es casual que la profusión de locuras y derramamientos de sangre que acompañan al humano en su tránsito por este planeta abandonado deban su origen, en demasiadas ocasiones, a la demostración pública del sentido del mundo por parte de unos sobre otros. Tampoco niego que el conocimiento de dicho sentido pueda proporcionar inmensos placeres a quien lo busca, lo sueña o lo idolatra, pero siempre como fase previa a la constatación y posterior encubrimento de la inmanente falta de sentido de la existencia; por eso, si el conocedor es honesto, se guardará escrupulosamente de divulgar sus hallazgos.

En su myspace podéis escudriñar más vibrantes pinturas de Glenn Brady, a quien se le acusa de ser autodidacta con la vida y experimentar trastornos esquizofrénicos con la paleta. Lamento no haber podido averiguar el título de la obra que os muestro, pues la obtuve de otra fuente donde se facilitaban datos.

21.10.09

MICROENSAYO DE CAVERNA EN UN POZO


Se puede encajar un lindo jardín de bambúes en el mundo, pero me parece en verdad problemático eso de que le sea dado al jardinero encajar el mundo en su bosquecillo de bambúes.
Hermann HESSE
El juego de los abalorios

Hay mayores dosis de libertad en la ejecución de papeles representativos que en la encarnación de roles activos, pero en contrapartida también se disfruta de un grado notablemente menor de autenticidad, que es el sentido natural de la propiedad como formato individual de implicación y desenvoltura directas, sin figuraciones previas o ulteriores añadidas ni accesorios mediadores incorporados a excepción, claro está, del aparato cognitivo encargado de modular los datos que llegan a la conciencia. En la simulación, uno está menos ligado a la cosa y puede permitirse pasar a ser otra cosa; en la intervención, uno es con preeminencia la cosa misma. Los antiguos griegos, cuyo refinado idioma no tengo el privilegio de dominar, discernían a este propósito entre la mímesis (imitación) y la metexis (participación). Por consiguiente, si la dedicación a labores intelectuales, contemplativas o de índole mental bastaran por sí solas para vivir con alborozo, nadie en su sano juicio buscaría los efectos de los placeres y ocupaciones materiales que nos excitan en la misma medida que nos hastían.

A título de enriquecimiento subjetivo, una experiencia leída, ensoñada, vista en una pantalla o recreada mediante la exclusiva intervención de las potencias imaginarias, puede ser tan valiosa como la acción objetiva de más intensa vibración anímica (acaso porque la materia tiene mucho de ilusión y poco de realidad sustancial) y su impacto biográfico incluso más profundo, didáctico y perdurable; sin embargo, siempre le faltará la chispa secreta de la vida concupiscente, el aroma de lo perceptual sobre lo conceptual que impide a las cosas, tal vez vanas en la aridez de la existencia, marchitarse antes de haber nacido...

15.10.09

BLUES DE LA VACUNACIÓN


Hace unos meses, la compañía farmacéutica Baxter, con sede en USA, introdujo en Europa 72 kg de material infectado con cepas no atenuadas de virus de la gripe común (poco letal, aunque muy infecciosa) y de la gripe aviar (muy letal, aunque poco infecciosa) destinado a la fabricación de vacunas convencionales. Gracias a un técnico escrupuloso que realizó de forma espontánea una prueba de seguridad a partir de una muestra de dicho material, se pudo evitar el riesgo de exponer a la población civil a un contagio que, por lo que parece, pretendía incrementar la probabilidad de una peligrosa recombinación de ambos virus a través de las personas infectadas, lo que daría origen a una mutación dotada de gran poder de propagación y mortandad. En España, curiosamente, este suceso no tuvo repercusión mediática. Y la empresa responsable, que no desmiente la presencia de tales virus en el material remitido por sus laboratorios, alega que se trata de un error, pero hasta la fecha no ha permitido que se revisen sus instalaciones ni se le ha retirado la licencia para la preparación y distribución de virus. La doctora Teresa Forcades, que por su condición de monja benedictina no está obligada a acatar los imperativos y autocensuras que pesan sobre la profesión médica, lo explica con pulcra claridad en este vídeo. Su duración es larga, pero dada la información que contiene merece el esfuerzo: palabra de librepensador, rara vez tendréis ocasión de verme haciendo apología de las reflexiones emitidas por alguien disfrazado con hábito religioso.

De ser cierto lo que puede presumirse ateniéndonos a los hechos probados, la voracidad del negocio médico requiere la alianza de una conspiración política o, quizá al contrario, el entramado político de una nueva conspiración precisa del alcance de un negocio en apariencia inofensivo como el cuidado de la salud. En cualquier caso, el resultado es el mismo: tras las prodigiosas ventas de antivirales y vacunas a todos los gobiernos, la posterior inoculación masiva de un agente infeccioso capaz de aniquilar o enfermar gravemente en un breve plazo a las poblaciones receptoras. Ni siquiera los jerarcas nazis llegaron a tales extremos de cinismo: es obvio que deseaban el exterminio de la etnia judía, pero no lo hacían extensivo a su propio pueblo, por el que sentían una veneración tan profunda como peligrosa para sus vecinos. Las circunstancias históricas han cambiado y, con ellas, la vileza de los dirigentes implicados en la administración del miedo. Y si resulta innegable que en el momento actual existe a nivel global un problema de superpoblación, la maniobra que se oculta tras esta caótica situación es que los amos del tinglado han preferido alimentar el crecimiento demográfico hasta que ha dejado de ser rentable; ahora, la prioridad no consiste en modular esa explosión de almas, sino en invertir drásticamente el proceso hasta reducirlo a proporciones más manejables. Por supuesto, hay medios menos torvos que la masacre colectiva y el terror generalizado para lograr un equilibrio aceptable entre economía y demografía, pero no encajan en el modelo de enriquecimiento fijado por los tiburones de la Escuela de Chicago.

La idea que subyace en esta reciente y, por fortuna, fallida matanza cuyo apéndice es la compañía Baxter, es que la clase dominante norteamericana quiere diezmar el Viejo Continente para ocuparlo a su entero capricho, pues en geopolítica hay una constante que conserva plenamente su vigencia: quien controla Eurasia domina el mundo; un mundo que se les escapa y cada vez sienten menos suyo. ¿Será esta tentativa de crimen contra la humanidad la razón por la que le han otorgado a Obama el Premio Nobel de la Paz? Fingiré que no lo entiendo. Si hubiera una criba social realmente selectiva, serviría para potenciar una aristocracia del espíritu en vez de un ascenso de los malvados cegados por los excesos a los que conducen sus carencias...

De la serie de composiciones abstractas capturadas por un tal Ikhon con cara de fumeta, os ofrezco la enigmática placa 56741.
 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons